LOS HOSTELEROS PIDEN AL GOBIERNO “AYUDAS DIRECTAS QUE SE CORRESPONDAN CON LOS GASTOS QUE TENEMOS”

EL VICEPRESIDENTE DE LA ASOCIACIÓN DE HOSTELERÍA SEÑALA QUE “ESTAMOS EN UNA CARRERA HACIA LA RUINA”

271

El sector de la hostelería de Cantabria está desesperado y con mucha “incertidumbre” sobre qué futuro les depara a muchos negocios que “no podrán soportar más esta situación y se verán obligados a cerrar definitivamente”. Así lo ha señalado en Castro Punto Radio el vicepresidente de la Asociación de Hostelería de Cantabria, el castreño Tomás Sánchez Lombraña.

Ha lamentado que “nos hemos enterado por los medios de comunicación” de que se amplían hasta el 4 de diciembre las limitaciones en el sector en cuanto, entre otras cuestiones, a la imposibilidad de servir en el interior, quedando limitado a las terrazas. “Es otra carrera hacia la ruina”.

Desde la asociación están esperando al resultado de las peticiones que va a plantear el presidente del colectivo, Ángel Cuevas, a Miguel Ángel Revilla para decidir si continúan con las protestas, que ayer se celebraron en 11 municipios de Cantabria y que, “de no avanzar en cuanto a acuerdos, ampliaremos con una segunda ronda en otras localidades, entre ellas Castro”.

Entre otras medidas “necesitamos ayudas directas que se correspondan con los gastos que tenemos porque, las que se han anunciado, parecen una broma. A ver qué hacemos con 500 euros que no nos dan ni para pagar la Seguridad Social de los trabajadores”. Por otro lado, “es fundamental que se amplíen los ERTE hasta el 9 de mayo y que se paguen automáticamente los que están pendientes”.

Desde el sector reclaman también la exención de ciertos impuestos “en momentos en los que nos estamos viendo obligados a cerrar o trabajar en precario”.

En este sentido, Sánchez Lombraña ha destacado que “el Ayuntamiento de Castro se ha portado bien con nosotros y ha sabido reaccionar ante las distintas restricciones. Esperamos que para 2021 sea una realidad el que quedemos exentos de impuestos como el de ocupación de suelo público por terrazas, carteles, agua o basuras”.

No han sentido el mismo apoyo del Gobierno de Cantabria, como ha señalado Sánchez Lombraña, pese a que Revilla ha trasladado públicamente su apoyo al sector.

Ha lamentado que, “desde el primer momento se nos ha señalado en esta pandemia cuando no somos el foco de contagios. La inmensa mayoría de los negocios cumplen a rajatabla las medidas sanitarias pero, no se produce el mismo control en otros espacios públicos, en los autobuses, en los cajeros o en lo que respecta a los botellones”.

La Consejería de Sanidad hablaba hace unos días de más de 800 bajas laborales relacionadas con el Covid entre profesionales de la hostelería desde el 1 de septiembre. “No son datos reales porque no necesariamente se han contagiado en el local. Yo puedo salir de trabajar e ir a un botellón, o un autobús y contagiarme allí”.

Ha incidido en que, “llevamos 14 días de restricciones en la hostelería y el número de contagios no ha bajado”.

Para terminar, se ha referido a las próximas fechas navideñas, tan importantes para el sector. Ha reconocido que, “en principio, no tenemos ninguna esperanza de poder salvar la Navidad”.

Imagen de la concentración en apoyo al sector hosteleros que se celebró en Castro el sábado 7 de noviembre.