LOS TRABAJADORES DE ASK CHEMICALS ESPERAN RETOMAR NEGOCIACIONES CON LA EMPRESA Y NO DESCARTAN ACUDIR A LA VÍA JUDICIAL

460

Foto de ASK Chemicals

3 MARZO 2017 /

Como venimos informando hace unos días, la empresa ASK Chemicals, ha comenzado ya con el traslado de los trabajadores desde la planta de Castro Urdiales a la sede ubicada en Zierbena. Una situación que ha originado un conflicto laboral entre la firma y los empleados, que reclaman una compensación económica para hacer frente a los gastos que les supondrá el transporte desde Castro hasta la nueva ubicación.

Sobre este asunto hemos hablado en Castro Punto Radio con Edurne Conde, miembro del Comité de Empresa por el sindicato CCOO, que ha confirmado que la última oferta que han recibido consiste en un pago único de 420 euros, que correspondería a 70 euros mensuales durante seis meses, “pero en nómina y con su correspondiente retención”.

Fue en noviembre de 2015 cuando empezaron las negociaciones y, en principio, la empresa no se mueve de ahí, pese a que “han sido varias las propuestas que les hemos trasladado”. Entre ellas, y rechazando el gasto de kilometraje porque “pensábamos que iba a ser excesivo para la empresa”, los trabajadores plantearon la posibilidad de que “pusieran un autobús que llevara y trajera a la gente y nos dijeron que no. Calculamos un coste de lo que supondría llegar a Zierbana con el billete de autobús más barato y se nos dijo que tampoco. La empresa nos propuso que compatiéramos coche y nos arregláramos entre nosotros y, a raíz de eso, planteamos que pusieran a nuestra disposición vehículos de leasing, lo que también se rechazó”.

ASK no ofrece más que esos 420 euros y “casi como un gesto”, porque “entiende que como, no hay una cambio de domicilio, no es un perjuicio. Nosotros creemos que sí porque, desde el momento en que tenemos que usar la autovía, eso ya supone que estamos dejando dinero por el camino, además de que hay gente que se está sacando el carnet de conducir o mirando la posibilidad de adquirir un vehículo”.

Los trabajadores esperan que la empresa tenga a bien retomar las negociaciones o, de lo contrario, “según se le vayan entregando a la gente las cartas individuales de traslado, cada uno tomará la decisión de aceptar o no y, de no hacerlo, iremos al Juzgado e intentaremos buscar un conflicto colectivo y que resuelva un juez si tenemos razón o no”.

Conde ha dejado claro que “no queremos ganar más dinero, sino tener el mismo sueldo, o lo que más se acerque cuando lleguemos a fin de mes. Defendemos que nuestro salario y poder adquisitivo no se vea mermado”.