LOS TRABAJADORES DEL CASTROBÚS APLAZAN LOS PAROS HASTA MEDIADOS DE FEBRERO “COMO GESTO DE BUENA VOLUNTAD NEGOCIADORA DE LA NUEVA DIRECCIÓN DE ALSA”

476

A petición de la nueva dirección del norte del grupo ALSA, los trabajadores del Castrobús han acordado suspender y aplazar los paros convocados desde hoy jueves día 12 de enero hasta mediados del mes de febrero, “como gesto de buena voluntad y de alternativa para poder alcanzar un acuerdo definitivo que dé conclusión a este largo conflicto”, señalan en nota de prensa desde SCAT (Sindicato Cántabro de Asalariados del Transporte).

Consideran “tiempo suficiente para alcanzar acuerdos relativos a la parte de prevención de riesgos y seguridad de los vehículos, como a la estrictamente laboral referida a los servicios especiales nocturnos. De no ser así, sería muy decepcionante para todos y continuarían los paros”.

Todo ello después de que “la nueva dirección de la zona norte del grupo empresarial ALSA, de la que forma parte la empresa Bus Castro Urdiales S.L., parece que tienen interés en desbloquear el conflicto laboral que viene desarrollándose desde el mes de Julio del pasado año”.

En concreto, “han devuelto parte del dinero descontado de más en las nóminas por los paros de dos horas de una parte de los trabajadores consistente en descontar más de 300 euros al mes cuando deben ser 50 por término medio y trabajador. Hechos que están demandados ante el juzgado de lo social por vulneración de Derechos Fundamentales, dado que el objeto de esa actuación empresarial era mermar el ánimo de los trabajadores y la capacidad y eficacia de la huelga”.

También, “han comenzado a reparar algunas cuestiones planteadas por los trabajadores en materia de prevención de riesgos y seguridad, como los habitáculos de conducción. • Se ha abierto la posibilidad de negociación de los servicios especiales nocturnos que la empresa pretende imponer, cuando son, precisamente, servicios especiales que no están dentro del Pliego de Condiciones del contrato de adjudicación”.

Desde SCAT recuerdan que “la actual situación de desperfectos, desgastes y deterioros en los vehículos de la empresa adjudicataria que prestan servicio muestran la evidencia de no estar en condiciones para prestar un servicio público adecuado y digno, que han dado lugar a bajas por incapacidad laboral de carácter musculoesquelético en los trabajadores. La reparación que se pretende no deja de ser un parche, pero que soluciona en parte y temporalmente las carencias en prevención de riesgos laborales y de seguridad en los vehículos para los trabajadores”.

No obstante, “no desconvocamos la movilización en pro de mejorar el servicio municipal urbano de transporte de Castro Urdiales, en el sentido de tratar lograr el pleno cumplimiento del Pliego de condiciones del contrato de adjudicación del mismo y los trabajadores y la ciudadanía de Castro Urdiales dispongamos de autobuses nuevos. En realidad, los vehículos debieran haber sido sustituidos por otros nuevos; pero esta es una reivindicación, que supera el ámbito laboral”.

La solución a todo lo descrito “es el motivo principal de las movilizaciones que los trabajadores de la empresa adjudicataria vienen desarrollando. Están defendiendo su salud e integridad física y sus propios intereses”.