EL MATEMÁTICO CASTREÑO CARLOS LOUCERA PARTICIPA EN SEVILLA EN PROYECTOS DE INVESTIGACIÓN SOBRE EL COVID-19 

HA RECIBIDO UN PREMIO INTERNACIONAL POR UN ESTUDIOS SOBRE LAS FUNCIONES QUE REALIZAN LAS BACTERIAS A LA HORA DE PREVENIR EL CÁNCER DE COLON

1039

Hoy ha visitado los estudios de Castro Punto Radio el matemático castreño Carlos Loucera. Estudió matemáticas en la Universidad del País Vasco y después realizó su doctorado en la Universidad de Cantabria. Durante el mismo y hasta el día de hoy ha participado en varios proyectos de investigación importantes. Desde 2017 realiza sus funciones en Sevilla donde, en los últimos meses, ha centrado buena parte de su labor a investigaciones que tienen que ver con el Coronavirus.

Como ha contado, a lo largo del doctorado, comenzó con colaboraciones industriales para sistemas de evacuación de naves industriales con empresas de Cantabria y con la Universidad de la región. También estuvo arreglando ordenadores en el departamento de Informática, acabando después en el Instituto Cántabro de Estadística. De ahí se trasladó a Madrid para trabajar en la sede central de la Agencia Estatal de Meteorología donde colaboró en una serie de proyectos de optimización numérica. Estando allí recibió una oferta puramente de investigación y volvió a la Universidad de Cantabria.

Fue en 2017 cuando se trasladó a Sevilla para realizar sus funciones en un área de bioinformática clínica. En concreto, en un departamento que pertenece a la Fundación Progreso y Salud, que depende a la Junta de Andalucía y adscrito al hospital Virgen del Rocío. Allí se centra “en biomedicina, biología de sistemas, cáncer y enfermedades raras”.

Con la llegada del Coronavirus “se consideró de interés estatal poner en marcha investigaciones en este sentido” y, en los últimos meses se ha centrado en ello con dos vías principales de trabajo.

“Por un lado, investigaciones para tratar de predecir la severidad con la que va a responder un paciente ante el Coronavirus partiendo de datos históricos suyos”. Por otro lado, “el reposicionamiento de fármacos, que básicamente consiste en reducir el espacio de las cosas que se acaban probando en pacientes reales con una serie de modelos matemáticos. Hay una serie de fármacos aprobados, que cumplen condiciones que provocan pocos efectos adversos. Muchos de ellos tienen como diana genes que hacen que suba su expresión o baje. Nuestra idea es construir un mapa de la enfermedad, de cómo los genes están relacionados con ella. Diseñamos un sistema por el que podemos inferir cómo afectarían esos genes a ese mapa de la enfermedad que, al final, dice qué le va a acabar pasando a una persona. Obtenemos una lista muy reducida de fármacos que han sido aprobados para otras enfermedades y que podrían aliviar determinados síntomas de algunas otras enfermedades”.

Al margen de esto, Carlos Loucera ha participado en un congreso virtual en Canadá donde su proyecto ha recibido el segundo premio “por una investigación que estudia las bacterias de la microbiota humana de manera no invasiva para tratar de comprender cómo se pueden estudiar las funciones que realizan las bacterias a la hora de prevenir el cáncer de colon”.