OTAÑES TIENE LA INTENCIÓN DE TRASLADAR ESTE AÑO LAS OFICINAS DE LA JUNTA VECINAL A SU ANTERIOR SEDE DE LA PLAZA DEL PUEBLO

EN POCAS SEMANAS SE PAGARÁN 200.000 EUROS PENDIENTES DE LA DEUDA DEL AGUA, “Y EL RESTO REVERTIRÁ EN OBRAS POR PARTE DEL AYUNTAMIENTO, COMO LA REHABILITACIÓN DE LAS ANTIGUAS ESCUELAS”, INDICA SU ALCALDE

748

En la ronda que estamos efectuando en Castro Punto Radio por las juntas vecinales castreñas y los proyectos y objetivos que sus presidentes se marcan para 2022, hoy nos hemos detenido en Otañes.

Su alcalde, Jorge Cuevas, tiene la intención de poder trasladar durante este año las oficinas de la entidad local menor a su antigua ubicación. Para eso hace falta que se ejecuten desde el Ayuntamiento las obras de arreglo del tejado y las ventanas del edificio ubicado en la plaza del pueblo: “llevamos más de un año detrás de ello, pero por la lentitud de la administración se ha ido postponiendo. Y fue complicado en el Ayuntamiento a la hora de aprobar los presupuestos. Primero se echó para atrás, pero luego se aprobó, ahí tengo que dar gracias a la corporación por sacar adelante el proyecto. Y ahora estamos pendientes de que en enero empiece a trabajar la empresa adjudicataria de la obra”.

Cuando el traslado de las oficinas de la junta se materialice, la idea es utilizar la actual sede de la entidad para actividades educativas y sociales, además de mantener el telecentro.

Otro de los proyectos de la localidad depende exclusivamente de la propia junta, como es la adjudicación de dos locales situados en los bajos del mismo edificio de la plaza: “el bar terminaba el contrato en noviembre, y hemos sacado adelante la licitación, que sale con la tienda, que llevaba cerrada algo más de tiempo”. Ambos salen por 4 años, ampliables hasta ocho. “La intención es que las dos concesiones no se pisen, por eso las hemos sacado en dos lotes, pero condicionar la tienda a que se adjudique el bar. No que quede éste parado y la tienda se convierta en otro bar”.

Con relación a los cortes de agua que el pueblo ha padecido el pasado mes de diciembre, Jorge Cuevas apuntaba que “nosotros, como junta vecinal no tenemos ningún poder, lo lleva una empresa que trabaja para el Ayuntamiento, pero estamos detrás para obligarles a que hagan las obras necesarias para que esto no vuelva a suceder”.

En cuanto a la deuda del agua que mantiene la entidad con el consistorio castreño, el alcalde recordaba que “se ha esta pagando parte de la misma. El año pasado hemos abonado 130.000 euros, a primeros de este 2022 pagaremos otros 200.000 euros, y con este dinero que estamos dando al ayuntamiento se comprometieron a revertir en obras en la localidad. Y en ese sentido, tenemos el proyecto hecho con los ingenieros municipales para rehabilitar por completo el edificio de las antiguas Escuelas de Otañes”.

También este año se construirá la techumbre de la pista polideportiva del barrio de La Bárcena, “lo que estamos trabajando con el Gobierno de Cantabria y el Ayuntamiento”.