PEDRO OLANO, UNO DE LOS IMPULSORES DE LA IDEA DE HACER UN MIRADOR MANTENIENDO LA FORMA DEL HOTEL MIRAMAR, DETALLA EL PROYECTO

477

Como informamos ayer, un grupo de castreños ha elaborado una propuesta para construir un mirador frente a la playa de Brazomar que se introduzca en el arenal manteniendo la forma del perímetro del antiguo Hotel Miramar.

En Castro Punto Radio hemos hablado al respecto de este asunto con uno de sus promotores, Pedro Olano. Ha explicado que “viendo que se tiraba el edificio y no se pudo hacer nada para mantenerlo,  creo que ahora es el momento oportuno para intentar recuperar la base de lo que fue el hotel, haciendo un mirador, libre de construcción y conforme a lo que marque la Ley de Costas. No es invasivo a la playa porque se trata de mantener la estructura como está, pero conservando la parte de abajo del edificio, que es un muro de contención que se realizó en 1951, después de que un temporal de mar ocasionara bastantes destrozos al entrar el agua en la ensenada de Brazomar”.

Olano ha defendido que, “si quitamos ese muro, será un problema para todas las viviendas del entorno”. Y es que, “su forma es curva y hace que la ola, cuando viene, en lugar de chocar frontalmente, lo haga en los laterales y se expanda”. Este castreño cree que “debemos anteponernos al problema porque el dinero público es escaso y se va a gastar en tirar un muro que, dentro de unos años, se va a demostrar que era necesario y habrá que reconstruirlo. Hay que pensarlo antes de actuar”.

Por otro lado, para este grupo de castreños, “sería triste también que se hiciera una barandilla, como si no hubiera existido nada allí, cuando El Miramar trae muchos recuerdos a los castreños. Hay gente que se ha casado allí, ha habido bautizos, fiestas, bailes, presentaciones, exposiciones… Creo que eso debe quedar para el recuerdo y que, cuando la gente pase por allí, sepa que hubo un hotel que tuvo un equipamiento que dio servicio a Castro”.

Ha dejado claro que “no estamos defendiendo poner un chiringuito o algo que sea agresivo para el entorno, sino con el fin de embellecer la playa. Es muy bonita en sí, pero siempre es importante dotarla de equipamientos, como en su día se hizo con las dos pérgolas de los laterales, las escaleras y rampas de entrada, duchas, fuentes para limpiar los pies…”.

Olano ha añadido que “nosotros no definimos en ningún momento lo que se debe poner en superficie. Lo que creemos es que una buena opción podría ser organizar un concurso de ideas, a través del Colegio de Arquitectos, y que se elija la mejor con participación ciudadana”.

La propuesta se presentó en su día a la alcaldesa y al concejal de Urbanismo que, “en principio, lo vieron bien. Si lo consideran oportuno, pueden abanderarla y defenderla ante Costas. El tiempo apremia porque la obra va avanzando y hay que actuar rápido”.

Lo que se puede hacer, entiende Olano, es “proponer un modificado del proyecto que existe para dar continuidad al paseo marítimo y que se mantenga el perímetro del edificio y, por tanto, el muro. No se paraliza la obra, se alisa la zona, se adoquina y, partir de ahí, con menos prisa, poner en marcha el concurso de ideas para decidir lo que se coloca encima”.