PODEMOS TIENE DUDAS DE SI EL AGUA QUE LLEGA A LOS HOGARES CASTREÑOS ES POTABLE

54

20 DICIEMBRE 2017 /

En diciembre del año 2015 Podemos Castro Urdiales presentaba un detallado informe sobre la situación de los vertidos de aguas residuales a los ríos Sabiote, Cabrera, Brazomar y Agüera. Con la entrada en el Gobierno municipal de CastroVerde y PSOE, la formación morada decidía dar “una margen de confianza para ver cómo se enfrentaban al principal problema medioambiental, y puede que de salud pública, al que se enfrenta nuestro municipio”.

Han transcurrido dos años desde entonces y, según Podemos, “la decepcionante indiferencia de nuestros políticos hace necesario refrescar cuál es la situación actual de los cauces de los ríos de donde se capta el agua para consumo humano. Ríos acribillados por vertidos de aguas fecales de procedencia animal y humana”.

Para Podemos, “sólo unos políticos irresponsables son capaces de no mover ni un sólo dedo sabiendo los riesgos que entraña conducir agua potable para consumo humano por tuberías de fibrocemento instaladas hace más de 50 años”. Se refiere la formación morada al Gobierno de Cantabria, “que ha reconocido que se debe actuar de forma urgente sobre varios puntos concretos de la geografía municipal donde se tienen identificadas un mínimo de siete conducciones de agua potable con tubería de fibrocemento”. Culpa Podemos al Ejecutivo regional por no acometer obras en este sentido, y al Ayuntamiento de Castro por no exigirlas.

Recuerda este partido político cómo el 10 de septiembre de 2008 se tomó una muestra de agua en la captación de Mioño y se analizó en un laboratorio acreditado. “El resultado de la analítica bacteriana indicaba que estaba fuera de los límites legales”.

Desde 2008, “no se ha realizado ni una sola obra para eliminar ni uno solo de los vertidos que hemos visto en nuestro recorrido”. En todo ese tiempo, “no se ha retirado ni un solo caldero de aguas fecales de los ríos desde los que se capta agua para nuestro consumo. Teniendo en cuenta que los veranos cada vez son más largos y cálidos y que los caudales de los ríos que nos abastecen sufren un importante descenso en época de estiaje, ¿está el Ayuntamiento de Castro Urdiales en condiciones de asegurar que el agua que distribuye a la población castreña goza de las suficientes garantías sanitarias?”, se pregunta Podemos.

En cuanto a las obras de distribución de agua potable, “el mayor problema lo constituye una red envejecida y los materiales con los que están construidas las tuberías. Las averías son cada vez más frecuentes y graves y su reparación pone al descubierto que buena parte de ellas están construidas con fibrocemento, lo que las hace especialmente peligrosas”.

Podemos ha solicitado y recibido un informe, emitido por el Instituto Nacional de Seguridad, Salud y Bienestar en el Trabajo, “que certifica el riesgo de conducir agua para consumo humano por este tipo de tuberías”.

Termina la formación morada defendiendo que “va siendo hora de que la sensatez, la cordura y el sentido común se instalen definitivamente en la administración municipal y se emplee lo que quede de los 24 millones del canon del agua para solucionar deficiencias medioambientales que en cualquier momento pueden devenir en problemas de salud pública”.

Se pregunta también si “¿podemos estar seguros de que la potabilizadora de Pando, que cuenta ya con 40 años de uso, es capaz de poner en nuestros grifos agua con una salubridad garantizada?”.