EL PP PRESENTARÁ UNA MOCIÓN AL PLENO PARA QUE SE PARALICE EL PROCESO DE LICITACIÓN DE LAS OBRAS DEL MERCADO “ANTE EL RECHAZO DE LOS VENDEDORES”

340

22 NOVIEMBRE 2018 /

Tras reunirse con varios vendedores de las dos plazas del mercado y después de haber estudiado con detenimiento el expediente del proyecto de rehabilitación de la Plaza de Abastos y reunificación de puestos, el PP ha llegado a la conclusión de que “ese proyecto y las demandas de los placeros son incompatibles y hay un rechazo mayoritario por parte de los afectados”.

Los populares no van a “quedarse con los brazos cruzados ante esta situación y ante este proyecto que perjudica a los vendedores”.

Por eso presentarán una moción al Pleno del próximo martes en la que se pide “que el Gobierno de Cantabria paralice el proceso de licitación de estas obras y que el asunto se aborde en el seno del Ayuntamiento, con vendedores, con técnicos del Ejecutivo regional y con la participación de los grupos políticos. Así, entre todos, consensuar un proyecto que cubra las necesidades de todos los vendedores”.

La portavoz del grupo popular en el Consistorio, Ana Urrestarazu, ha dejado claro que “apoyamos que se rehabilite la plaza y se reunifican los puestos, pero queremos que se cubran las necesidades de los vendedores para que puedan desarrollar bien su trabajo”.

En los próximos días, “buscaremos el apoyo del resto de grupos de la oposición para que este proyecto no siga como está redactado y que se cambien aquellos aspectos necesarios para el buen desarrollo de la labor de las personas afectadas por este cambio de ubicación”.

Urrestarazu ha mencionado algunos de los contenidos del proyecto que no gustan a los placeros, según el PP. “Por ejemplo, “las carnicerías disponen ahora de 25 metros y, cuando se lleve a cabo la reunificación, tendrán 13. No habría, a veces, posibilidades de mantener el mismo personal porque no se podrían mover por el puesto. Además, las cámaras frigoríficas previstas no pueden acoger la distribución que ellos hacen en este momento de compra y almacenaje”.

Por otra parte, “en la disposición de carnicerías y pescaderías, entendemos que hay una contaminación cruzada porque la carne y el pescado estarán perfectamente unidos y es incompatible”.

En este sentido, ha mencionado también el PP el tema de la limpieza. “Las carnicerías se limpia de una manera más normal, pero en las pescaderías se hace a manguerazos y, si tiene la carnicería pegada, ¿cómo se va a limpiar así?”.

En cuanto a verdura, fruta y hortaliza, “las neveras que se proyectan son triangulares, una especie de quesitos como se les ha denominado. Cámaras triangulares para meter cajas rectangulares y, además, en una altura casi hasta el techo que no es nada práctico para almacenar”.

Urrestarazu cree que “se puede hacer un proyecto bonito y digno pero que no enfade a todo el mundo”. Y es que, “quedan pocos vendedores y, si no hacemos que estén contentos, lo que vamos a conseguir es que haya menos”.

Ha insistido en que “hay que intentar que el proyecto salga adelante con el consenso de todos porque, ahora mismo, si algún placero de la plaza nueva no quiere pasarse a la de Abastos cuando se haga la unificación, se puede quedar donde está”. Y es que, “a no ser que haya una causa muy justificada, no se les puede obligar a cambiar, según los derechos adquiridos y firmados en la concesión del año 1987”.

El PP no cuenta con que CastroVerde apoye su moción porque “su forma de actuar no es precisamente la del diálogo y el consenso”. Sin embargo, y pese a que la consejería de Obras, que va a financiar los trabajos, es del PRC, Urrestarazu ha apelado a la “responsabilidad” de los regionalistas castreños porque “estamos a tiempo de hacer unas pequeñas modificaciones consensuadas y que beneficien a todos. Creo que el PRC tiene la llave para decidir que se escuche a los placeros”.