PREVISIÓN DE FUERTES LLUVIAS LA PRÓXIMA MADRUGADA EN CANTABRIA: 40 LITROS EN 12 HORAS

AVISO NARANJA POR TEMPORAL EN LA MAR Y AMARILLOS POR LLUVIA Y VIENTO

876

El Servicio de Emergencias 112 del Gobierno de Cantabria recomienda extremar la prudencia, ya que la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET) ha decretado para viernes y sábado el aviso naranja por fenómenos costeros adversos, y los avisos amarillos por viento y lluvia.

La alerta por peligrosidad en la mar permanecerá activada entre la medianoche de hoy jueves y las 20:00 horas del sábado. Para este periodo temporal se espera viento de componente oeste fuerza 8, temporalmente 9, y mar combinada del noroeste con olas de 5 a 6 metros. Finalizado el aviso naranja, entre las 20:00 horas y la medianoche del sábado se pasará a nivel amarillo por viento de componente oeste de fuerza 7, y mar combinada del noroeste de 4 a 5 metros.

Además, Liébana estará en aviso amarillo por fuerte viento entre las 18:00 horas y el final del día de hoy, con previsión de rachas del suroeste de hasta 90 kilómetros por hora. El viento también azotará el litoral entre las 20:00 y la medianoche del viernes, con rachas de la misma velocidad.

La AEMET ha activado también el aviso amarillo por lluvia, entre el comienzo del viernes y las 12:00 horas de la misma jornada, en toda Cantabria a excepción del sur de la región. En esta franja horaria se espera una precipitación acumulada en 12 horas de hasta 40 milímetros.

RECOMENDACIONES

Ante la llegada de mala mar se insta a la población a alejarse de malecones, playas, espigones y de otros lugares próximos a la línea de costa; evitar estacionar los vehículos en zonas que puedan verse afectadas por el oleaje; y respetar en todo momento los cordones de seguridad y los vallados habilitados por las autoridades pertinentes.

Para evitar accidentes provocados por el viento se deben de cerrar y asegurar puertas, ventanas o toldos; retirar macetas y todos aquellos objetos exteriores que puedan caer a la vía pública y provocar un accidente; evitar zonas boscosas; alejarse de cornisas, muros o árboles que puedan desprenderse; evitar pasar por edificaciones en construcción o en mal estado, y extremar las precauciones en los desplazamientos por carretera, fundamentalmente en viaductos y salida de túneles.

La prudencia al volante se hace extensiva también a la lluvia, y se pide a los ciudadanos que disminuyan la velocidad y aumenten la distancia de seguridad, puesto que con el pavimento mojado se pierde adherencia a la vía y se incrementan los accidentes de tráfico.

Ante cualquier situación complicada se debe llamar al 112 lo antes posible, indicando la localización para proceder a evaluar la situación e iniciar el procedimiento de rescate o ayuda en caso de que sea necesario.