EL PROFESOR IRLANDÉS EOIN McGIRR EXPLICA LAS CONSECUENCIAS DEL BREXIT PARA ESPAÑOLES QUE QUIERAN TRABAJAR O ESTUDIAR EN GRAN BRETAÑA

300

El profesor de la Facultad de Derecho de la Universidad de Deusto, el Irlandés Eoin McGirr, ha explicado en Castro Punto Radio cómo afecta el Brexit a cuestiones como el trasladado de españoles a Gran Bretaña para estudiar o trabajar o las largas estancias de ingleses en nuestro país.

Los españoles que ya estaban en Gran Bretaña antes de que acabara 2020 “tendrán su documento de asentamiento que les permite residir allí legalmente con los antiguos derechos europeos. Tras cinco años, pueden pedir el papel definitivo que les da derechos plenos sin límite de tiempo. Los que no han acumulado esos 5 años, si salen del Reno Unido, igual pierden lo acumulado”. Por tanto, “lo recomendable sería quedarse esos cinco años y, a partir de ahí, ya podrían ir y venir sin restricciones y con acceso a servicios sociales y ayudas”.

Aquellos ciudadanos que estén pensando en ir ahora a trabajar al país “van a tener una situación muy distinta porque tendrán que pedir visado antes de salir de España, contar con una oferta de trabajo firmada, con un certificado de inglés especial y pagar 500 libras para el acceso a la salud”.

Para las personas con alta cualificación, se hacen ciertas excepciones. Por ejemplo, “el personal sanitario tiene otra vía. El visado y el suplemento de salud pública son más baratos. También para otras profesiones de las que hay demanda. Lo que se hace es abrir unas listas y tienes que acreditar tu nivel de inglés, que tienes un contrato y que cobras un mínimo de 35.000 euros al año”.

En el caso de los estudiantes que ya estén allí “están cubiertos” pero, a partir de ahora, “Inglaterra sale del programa Erasmus y, por otro lado, los que iban a estudiar allí en los meses de verano, van a tener que solicitar un visado y pagar el suplemento de salud”.

En general, “va a haber más trámites administrativos y costes, tanto en una dirección como en otra. También los británicos lo tendrán más difícil para venir a trabajar a España”.

Se puede hacer turismo “hasta un máximo de 6 meses, pero en la frontera te pueden pedir que certifiques que tienes recursos suficientes, hospedaje o billete de vuelta”.

La nueva coyuntura afecta también a los británicos que viven en España pero mantienen su nacionalidad. “La mayoría ha pedido la residencia”. En el caso de aquellos ciudadanos que, por ejemplo, pasaban cuatro meses de invierno aquí, “la situación se complica porque tienen un límite de 90 días de estancia por cada 180 y luego tienen que salir”.

En cuanto a las mercancías, “hay un acuerdo de libre comercio, pero está siendo caótico porque las empresas tienen un montón de trámites administrativos que antes no tenían”.

Con todo, según McGirr, “Gran Bretaña está ahora muy dividida entre los que siguen a favor del Brexit y los que tienen sentimiento europeo y están en contra. El tiempo dirá porque aún es pronto para valorar beneficios o desventajas”.