‘RASPU’ ALABA LA “JUVENTUD MARAVILLOSA QUE TENEMOS” Y “LA LECCIÓN DE LIMPIEZA QUE DIERON EL DÍA DE SANTA ANA”

538

Las reiteradas peticiones de Jesús Llamosas ‘Raspu’ desde el escenario en las Fiestas de Santa Ana, para que los asistentes recogieran la basura, surtieron efecto y el recinto quedó completamente limpio una vez finalizó el evento, al que asistieron gran cantidad de personas. La empresa que se encarga de la limpieza viaria facilitó sacos de basura, que fueron muy demandados.

En este sentido, Raspu cree que “la gente está concienciada y sólo hay que ayudarla y ponerle los medios. Esta iniciativa la hemos hechos dos o tres veces y, va a llegar un momento que, con dejar las bolsas, será suficiente”.

Como ha explicado Raspu en Castro Punto Radio, “todo esto empezó el día de San Juan cuando actué en la plaza del Ayuntamiento. Al acabar había una serie de chavales recogiendo basura y me dijeron que no tenían donde echarlo. Les trasladé que me iba a ocupar de ese asunto y, de cara a San Pelayo hablé con los concejales de Festejos y Medio Ambiente y me pusieron en contacto con un responsable de la empresa de limpieza viaria. Me dieron bolsas de basura y La Atalaya quedó recogida en lo que dura una canción. Los chavales llenaron cuatro contenedores a rebosar y dos por la mitad. Dieron una lección”.

Tras lo sucedido en San Pelayo, había cierta esperanza en que esta actitud se repitiera en el Coso Blanco. Sin embargo, no fue así y esa noche los recintos festivos quedaron cubiertos de restos de botellón.

En el Coso no actuó Raspu pero sí volvió a hacerlo en Santa Ana, con resultado de nuevo positivo en cuanto a limpieza. “Había incluso gente recogiendo botellas en el San Guillén”.

Ha afirmado que “tenemos una juventud maravillosa y lo que hay que hacer es ponerles medios. La gente es de costumbres y, precisamente, hay que acostumbrarles para que todo vaya rodado”.

Y es que “ahora mismo, hay en Castro mucha gente de fuera y todo lo que hagamos es la imagen que vamos a dar a los demás para que, cuando se marchen, cuenten que había un montón de gente bailando, disfrutando y pasándoselo bien y que, además, dejaron todo recogido”.

Raspu ha contado cómo “en Santa Ana había una cuadrilla de chavales de Erasmus procedentes de Nueva Zelanda, América, Francia Austria o Dinamarca. Se quedaron alucinados con el ambiente festivo”.

La siguiente prueba de fuego será La Marmita, con numerosas cuadrillas participando en un recinto muy próximo al mar. Raspu tiene alguna idea para favorecer la limpieza. “Hemos pensado que igual alguien nos puede dejar un bote y, estoy seguro que conseguimos que un grupo de chavales recojan todo del mar en cuestión de media hora”.