EL RESPONSABLE DEL ESTUDIO SOBRE LAS NECESIDADES SOCIALES DE CASTRO DESTACA LA IMPORTANCIA DE CONOCER LA PERCEPCIÓN DEL CIUDADANO

158

15 NOVIEMBRE 2018 /

La Concejalía de Asuntos Sociales ha encargado un estudio que establezca las necesidades sociales en el municipio. Una investigación que cuenta con una subvención de 15.000 euros por parte del Instituto Cántabro de Servicios Sociales (ICASS) y cuyo resultado permitirá, como ha señalado el Ayuntamiento, orientar de una forma más efectiva las políticas y programas en este sentido.

Ese estudio estará dirigido por el catedrático de Intervención Social de la Universidad de Oviedo, Jorge Fernández del Valle, con el que hemos hablado en Castro Punto Radio. Él y su equipo ya han realizado investigaciones de este tipo en otros municipios de Asturias y también de Cantabria.

Como ha señalado, “hay que pensar que las políticas sociales tienen que obedecer a una cierta planificación que establezca prioridades, objetivos y qué presupuesto se va a destinar”. Para eso, “hace falta saber cuáles son las necesidades y sondear en qué punto nos encontramos en cada momento”.

Ésa es precisamente la función de la evaluación de necesidades “en cuanto a cómo está atendida la población, teniendo en cuenta la complejidad que supone el hecho de que hay sectores muy diversos (políticas de infancia, personas mayores, personas con discapacidad, sectores de mujer y juventud…)”.

Precisamente por esa complejidad, Fernández del Valle entiende que “hay que hacer los estudios con una metodología rigurosa y destinando un tiempo a estudiar cómo estamos ahora y cuál es la percepción de los ciudadanos para, a partir de eso, hacer una planificación”.

En este sentido, la investigación parte de un trabajo cuantitativo, contándose con datos estadísticos. Por ejemplo, “en políticas de personas mayores, la demografía es muy importante”.

Después, “está la parte de cómo lo sienten los verdaderos implicados y las personas a las que destinamos las políticas sociales”. Para hacer un diagnóstico en este sentido, “haremos entrevistas en profundidad y grupos de discusión con determinados colectivos”.

De lo que se trata es de “tomar contacto con los informantes clave que son, principalmente, las personas que están en asociaciones”. Se empieza por esa vía “porque son los que están sobre el terreno, conocen a las personas y tienen iniciativas”.

También se mantendrán conversaciones “con el ámbito educativo, de la salud, con otros sistemas que operan en la comunidad y con políticos y sindicatos”.

Y es que, como ha señalado Fernández del Valle, “normalmente las políticas van respondiendo a las demandas de los ciudadanos que se acercan a los servicios y eso tiene que ver con una parte importante de la evaluación de las necesidades. Pero luego hay otra en la que intentamos entrar en qué es aquello que los ciudadanos creen que hace falta”.

En todos los años que este catedrático y su equipo han dedicado a estos estudios han percibido que “planes y prestaciones los hay en todos los municipios, y muchas veces de gran calidad, pero lo que falta casi siempre es basarlos en evaluaciones más rigurosas, dedicando más tiempo a captar las necesidades de la población antes de dar respuesta”.

El trabajo de campo va a comenzar en este mes de noviembre. De momento no hay un plazo aproximado de lo que pueda durar este estudio. “Estamos viéndolo, con el diseño y los listados de las entrevistas y, en función de eso, estableceremos el plazo”.