SANIDAD INSISTE EN LA PROHIBICIÓN DE FUMAR EN LAS PLAYAS DE CANTABRIA PARA PREVENIR EL CONTAGIO DEL CORONAVIRUS

1245

La Consejería de Sanidad ha hecho realidad el proyecto de ‘Playas sin humo’ que desde la Dirección General de Salud Pública se viene impulsando en los últimos años con la publicación de la resolución que prohíbe fumar en las playas como medida para prevenir el contagio del coronavirus.

Este proyecto de ‘Playas sin humo’, puesto en marcha con la resolución publicada el pasado sábado 15 de agosto en el Boletín Oficial de Cantabria (BOC) y que a primeros de mes se presentó a los alcaldes de los municipios costeros de Cantabria con buena acogida, tiene como objetivo que las playas y zonas de baño sean verdaderos espacios de disfrute, convivencia, respeto mutuo, ocio saludable y contacto con la naturaleza, según informa el Ejecutivo regional.

La directora general de Salud Pública, Paloma Navas, ha explicado que la limitación del tabaco en la costa tiene un doble objetivo, centrado por un lado en la mejora de los hábitos saludables y en evitar que los fumadores pasivos estén sometidos al humo y, por otro lado, en mejorar la calidad de la arena y del agua.

En este sentido, Navas ha destacado que cada colilla perdida en la playa puede contaminar hasta 50 litros de agua y que hasta el 14% de los residuos localizados en los arenales proceden de las colillas de cigarro. Un resto del tabaco, ha añadido, que puede tardar hasta 10 años en degradarse completamente.

La directora de Salud Pública ha señalado que la infección por coronavirus se agrava en el fumador. También se ha referido al contagio del SARS-CoV-2 como uno de los riesgos añadidos que comporta actualmente fumar o vapear.

Esto se produce, ha indicado, por la propia conducta de fumar: manipular la mascarilla de protección, el contacto repetido de los dedos con la boca tras tocar productos o dispositivos que podrían actuar como transmisores del virus, la relajación de la distancia social de seguridad y del uso de la mascarilla, y la exhalación forzada que se realiza al expulsar el humo.

Navas ha aclarado que, aunque el humo de tabaco es perjudicial y contiene más de 7.000 sustancias tóxicas, no es el humo en sí mismo el que supone un peligro para la transmisión del virus, sino la exhalación forzada que expulsa gotitas y aerosoles capaces de transmitir el virus.

Se puede comparar la exhalación con la que se produce cuando se canta o se grita, todas ellas conductas que aumentan las gotitas respiratorias desprendidas, que pueden contener el virus si la persona está infectada, aunque no muestre síntomas, así como la distancia que alcanzan, ha apuntado.

Por este motivo, ha justificado la ampliación en Cantabria a cuatro metros de la distancia de seguridad en el caso de fumar en la proximidad de niños, mayores de 65 años, personas con discapacidad y cualquier población vulnerable al virus.