SE ESTIMA QUE LAS OBRAS DE LA IGLESIA DE SANTA MARÍA PUEDAN CONCLUIR PARA LA ÚLTIMA SEMANA DE AGOSTO

LOS RESPONSABLES DE LOS TRABAJOS HAN EXPLICADO EN CASTRO PUNTO RADIO EN QUE SITUACIÓN SE ENCUENTRAN

315

El fin de las obras que se están ejecutando en la iglesia de Santa María “se estima para la última semana de agosto”. Así lo han señalado en Castro Punto Radio Alberto Alonso, de Alonso y Barrientos Arquitectos, que llevan la dirección de obra, y el arquitecto técnico Francisco Santa María.

El proceso está llevando un poco de retraso porque “se trata de una intervención muy complicada, que se hace a la intemperie y sobre andamios y la meteorología juega un papel bastante importante, fundamentalmente en lo que tiene que ver con la grúa que, se tiene que cerrar muchas veces”.

Pese a todo “se sigue avanzando en reponer todas las piezas nuevas de la crestería, los tejados y consolidar los arcos contrafuertes, que es la operación más compleja con cosidos de fibra de carbono que es lo que se está haciendo en la dovelas de los arcos”.

Han señalado que “los restauradores están encontrando la escultura original detrás de los morteros. Hay muchos morteros de reparación del siglo XX y anteriores y detrás, o hay desastres y hay que rehacerlos en cantería, o capiteles que estaban ocultos y que se tiene que restaurar”.

Han insistido en que “mucho de lo que vemos de este edificio es mortero. Eladio Laredo, a finales del siglo XIX, no tenía los medios para hacerlo de cantería y, además, en aquel momento el abandono y los problemas del edificio eran muy grandes”.

Han detallado que los trabajos están consistiendo en “reforzar los arbotantes con sus cosidos, un tratamiento en la zona de hormigón y reposición volumétrica perdida, también la zona de la cubierta central principal y se ha ejecutado sobre el 60% de la zona de crestería con sus pilastrones. Ésta es la zona que nos están retrasando un poco por la grúa, que hay muchos días que no puede trabajar”.

A todo esto se suma el hecho de que “hay que ir aplicando criterios de conservación muy estrictos. Incluso había tres tramos originales medievales en la crestería y dos estaban hechos puré. Se ha conseguido mantener uno”.

Con respecto al material empleado, han explicado que “se está usando la misma piedra que se empleó en la girola porque sus comportamientos físico-químicos eran similares a la original del edificio”. Han añadido que “la original tenía el mismo color tostado que la que estamos usando ahora. La diferencia es que la original se oxida a negro con el deterioro”.

Tanto Alonso como Santa María han destacado que, una vez acabados estos trabajos, “hay que seguir consolidando con más obras similares en otros puntos de la iglesia y en los tejados, porque sólo hemos intervenido en los de la nave alta, pero los inferiores están dando muchos problemas”.