EL SERVICIO DE SOCORRISMO EN PLAYAS HA REALIZADO ESTE VERANO UNAS 1.200 INTERVENCIONES FRENTE A LAS 1.600 DEL AÑO PASADO

EL MAYOR NÚMERO DE ASISTENCIAS HA SIDO A CIUDADANOS DEL PAÍS VASCO Y CANTABRIA

320

El próximo fin de semana será el último en el que operará el servicio de Salvamento y Socorrismo en playas del que, un verano más, se ha encargado la DYA.

En este punto, hemos realizado balance de intervenciones en Castro Punto Radio con José Merayo, integrante de la DYA. Como ha señalado, “ha sido un verano relativamente tranquilo en cuanto a asistencias sanitarias por incidencias en playas. El control de aforos y las mayores precauciones por parte de los ciudadanos ha favorecido esta situación”.

Con todo, “el total de intervenciones realizadas en la campaña ha sido de unas 1.200, una cifra inferior a la del año pasado, cuando se registraron sobre 1.600”.

De ese total, “945 han sido asistencias en playas relacionadas, fundamentalmente, con curas menores, cortes, picaduras, reacciones alérgicas menores, erosiones, abrasiones…”.

Se han realizado “en torno a 49 rescates y auxilio de personas, un número parecido al de otros años”; y se ha requerido la intervención de la ambulancia “en 35 ocasiones, aunque sólo 25 han precisado de traslado a centro sanitario”.

Habitualmente es la playa de Brazomar la que registra mayor número de intervenciones por ser la que aglutina más personas. Sin embargo, este año “la que ha acumulado más incidencia ha sido la de Oriñón que, quizá por ser más extensa y favorecer un mayor distanciamiento social, ha tenido mayor afluencia de gente y, por tanto, mayor número de curas”.

En cuanto a la procedencia de las personas atendidas, “se ha percibido un descenso de ciudadanos extranjeros y un aumento de vecinos del entorno. El mayor número de intervenciones se ha hecho a gente del País Vasco, seguido de Cantabria y después Madrid, La Rioja y Álava”.

A las tareas de vigilancia y salvamentos, los socorristas han tenido que sumar este verano las de información a los ciudadanos sobre las normas de seguridad sanitaria. “La labor ha sido intensa y, en ocasiones, complicada porque había gente que no entendía la situación y que actuaba de forma irresponsable. Sin embargo, en la mayoría de casos se entendía todo y se colaboraba”. Merayo ha destacado también el trabajo de “las patrullas de playa, que han hecho una labor excelente”.

Con todo, “ha sido un verano, en general atípico, complicado y duro en cuanto a la pandemia y las medidas de seguridad, pero tranquilo en lo que tiene que ver con la atención sanitaria”.