EL SINDICATO ANPE PIDE “DIRECTRICES MÁS CLARAS Y CONCRETAS PARA CADA NIVEL EDUCATIVO” PARA AFRONTAR LA FINALIZACIÓN DEL CURSO

LAS ASOCIACIONES DE MADRES Y PADRES HUBIERAN PREFERIDO "RETOMAR ALGUNOS DÍAS DE CLASE A FINALES DE JUNIO O PRINCIPIOS DE JULIO"

310

El 23 de junio acabará el curso escolar para los alumnos de Primaria y Educación Infantil y el 25 para los de ESO, FP y Bachillerato; las repeticiones serán muy excepcionales y la tercera evaluación sólo servirá para subir nota. Son las principales decisiones adoptadas por la Consejería de Educación tras la conferencia sectorial presidida con la Ministra Isabel Celáa junto a todos los consejeros autonómicos.

Para Federico de los Ríos, delegado del sindicato educativo ANPE para la zona oriental de Cantabria, tras esta decisión, “la sensación es la misma que desde el inicio de la crisis: hemos echado en falta el liderazgo claro por parte de las administraciones educativas, empezando por el Ministerio y siguiendo por los responsables de las comunidades autónomas”.

Reclaman “directrices claras de lo que se debe hacer, cuándo y cómo. Se empezó diciendo que no se avanzara materia, luego que sí, después de nuevo que no materia sino competencias y ahora esta otra decisión”. Desde ANPE insisten en la necesidad de “claridad, precisión, que nos digan qué tenemos que hacer con directrices claras y concretando cada nivel educativo, porque no es los mismos Primaria que Bachillerato, por ejemplo”.

Para De los Ríos, “lo que se ha acordado ahora con el Ministerio es un esbozo general de lo que se pretende hacer, pero se deja la pelota a cada autonomía para que lo regule como considere oportuno”. En este sentido, ha reiterado que “tiene que haber directrices claras y lo más homogéneas posible entre comunidades autónomas para no ahondar en desigualdades entre territorios”.

En lo que tiene que ver con que las repeticiones de curso sean excepcionales, De los Ríos ha explicado que “siempre lo son y cuando se toma una decisión en este sentido es porque se entiende que va a ser beneficiosa para el alumno”. Ahora, “estamos en una situación de excepcionalidad dentro de la excepción y la decisión de repetir o no será todavía más excepcional para que no perjudique la evolución del estudiante. Después se tomarán las medidas que sean necesarias para recuperar a los alumnos que van mal. Nos tenemos que adaptar a las circunstancias”.

Desde la Consejería se valorará también la posibilidad de abrir los centros educativos en julio para el alumnado que quiera participar, voluntariamente, en actividades de refuerzo. Al respecto de esto, ANPE entiende que “es algo totalmente ambiguo que hay que concretar. Parece que se va a ofrecer a las familias que lo necesiten y deseen un tipo de atención que entendemos será algo mixto entre asistencial y refuerzo educativo, pero hace falta que se concrete también, como todo”.

Los plazos de matriculación para el próximo curso se han retrasado pero, “mientras persista el confinamiento, la  única forma posible para hacerlo es online y la Consejería tiene que habilitar este sistema si es que va a ser así. De momento está paralizado y no hay fecha concreta para las matriculaciones”.

Para lo que si hay fechas es para la EBAU (antigua selectividad). “Está prevista para finales de junio la ordinaria y para julio la extraordinaria, pero no sabemos si se van a poder respetar o no. Habrá que esperar”.

Por su parte, desde la Federación de Asociaciones de Madres y Padres de Alumnos (FAPA) en Cantabria consideran “interesantes en líneas generales” las decisiones adoptadas por la Consejería de Educación sobre la finalización del actual curso escolar.

Según la presidenta de este colectivo, Leticia Cardenal, “todo esto va a permitir que ningún alumno se quede atrás”.

No obstante, en declaraciones a Castro Punto Radio ha señalado que “echamos en falta algunas medidas que nosotros considerábamos interesantes”. Entre ellas, “defendíamos la necesidad de cumplir el calendario lo máximo posible. Por ejemplo, haber establecido 15 días de vacaciones en mayo y que se pudieran impartir clases la última semana de junio y la primera de julio”. Y es que, “a la escuela se va también a socializar y aprender valores, al margen de las materias en sí. Creemos que era bueno haber retomado la parte emocional”, ha defendido Cardenal.

Desde FAPA consideran que es bueno ese refuerzo que se pretende dar en los centros en julio a alumnos que quieras acudir pero, “al ser voluntario, no se puede avanzar nada de materia”.

Este colectivo había pedido que el último trimestre no fuera evaluable y, por tanto, está conforme con la decisión de Consejería en este sentido. “Sería injusto lo contrario porque hay muchos alumnos que no están pudiendo hacer la tarea por falta de recursos tecnológicos, mala cobertura de internet, dificultad de muchas familias para ayudar a sus hijos en estas tareas…”.

Cardenal valora que “el tema de los deberes se haya reducido y haya habido una evolución”, pero echa de menos “más contacto directo del alumno con su tutor. Muchos estudiantes sólo se relacionan con el profesorado cuando les envían el correo electrónico con los deberes hechos”.

Para terminar FAPA pide que la Consejería de Educación “haga un sobre esfuerzo de cara al curso que viene, que va a ser duro, para dotar de todos los recursos económicos necesarios a la escuela pública”.

También destaca que “hay que tener claro que todos dependemos de Sanidad, que será quien diga cuándo y cómo nos podemos incorporar a las aulas. Mientras tanto, hablar ahora del calendario escolar del próximo curso, es un error”.