EL SINDICATO MÉDICO ALERTA QUE LA ESCASEZ DE PROFESIONALES EN CANTABRIA “ES CATASTRÓFICA” Y “NO SE PUEDEN CUBRIR LOS MÍNIMOS”

RECLAMA AL GOBIERNO QUE PONGA EN MARCHA MEDIDAS "QUE YA ESTÁN NEGOCIADAS" PARA, POR EJEMPLO, HACER MÁS ATRACTIVAS LAS PLAZAS EN LUGARES COMO CASTRO

842

La escasez de profesionales médicos en Cantabria sigue generando problemas y muestra de ello es la decisión de la Consejería de Sanidad de limitar los permisos de los médicos de los centros de salud durante las navidades. Como ha señalado en Castro Punto Radio Óscar Pascual, miembro del Sindicato Médico, estas dificultades para disfrutar de vacaciones en periodos como el navideño o el estival “se llevan produciendo desde hace años y nos cogemos los días cuando nos lo podemos permitir y no cuando lo deseamos o nos viene bien por cuestiones familiares”.

Y es que, “para tener días libres, nos debemos poner de acuerdo con nuestros compañeros y nos cubrimos agendas, aunque las nuestras propias estén sobrecargadas”. La diferencia con anteriores ocasiones es que, ahora, “la Consejería ha impuestos estas limitaciones en Navidad, oficializándolo de manera general, aunque en anteriores ocasiones también existían en base a acuerdos oficiosos”. Por ejemplo, “desde hace años ya empezamos a poder coger permisos sólo uno de cada tres médicos, lo que supone ponerse de acuerdo entre profesionales, generando problemáticas en fechas señaladas como Navidad o verano”.

Pascual ha informado que “aún no se han organizado las navidades y esperemos que la situación no llegue a anular los permisos de todos los compañeros. A día de hoy no disponemos de la posibilidad de coger días, pero es cierto que todavía no están organizadas las navidades y esa medida no será tan extrema. Ahora bien, seguro que, al menos, algunos de los profesionales tendrán que anular sus permisos”.

Desde el Sindicato Médico lamentan que “ahora está sucediendo algo que venimos avisando desde hace años y ha ido haciéndose más grave, que es la escasez de médicos que ha llegado a un punto catastrófico en Cantabria. Estamos en unos niveles en los que ya no se pueden cubrir los mínimos, a pesar de los esfuerzos que hacemos todos de trabajar por encima de nuestras posibilidades. Hemos llegado a un punto en el que esto ya no tiene una buena solución, en breve al menos”.

Este colectivo denuncia que “no se pongan las medidas para solucionarlo, aunque sea a medio plazo. A corto no es fácil porque nadie va a sacar de la chistera ahora 30 pediatras o 50 médicos de familia pero, cuanto menos, ser avispados y ponerse en contacto, ya en enero, con las nuevas generaciones que van a ir acabando su formación en junio para ofrecerles buenos contratos y garantizarles una continuidad que, por otro lado, necesitamos porque existe la carga de trabajo suficiente para garantizar esa seguridad. Esos jóvenes, a comienzos de año, empiezan ya a mirar sus posibilidades de futuro y en otras comunidades autónomas son más listos que nosotros y se nos adelantan, ofreciéndoles ya en enero contratos de, al menos, uno o dos años. En Cantabria siempre lo hacemos mal y tarde”.

Las condiciones laborales en nuestra región tampoco ayudan porque, “aunque desde hace dos o tres años hemos conseguido tener un contrato más o menos de continuidad, se ha ido limitando poco a poco, perdiendo garantías, haciéndose cada vez más perjudicial para los compañeros en el sentido de que la gente que tiene plaza o es interina no se va a poder coger vacaciones, pero a los sustitutos ya se les ha avisado de que, de cuatro fiestas, van a tener que hacer tres. Eso se puede soportar un año, dos o tres, pero no puede ser que toda tu vida laboral consista en trabajar por encima de las posibilidades y con cupos que hacen que tengas que estar viendo pacientes a destajo”.

Si la situación ya es preocupante a nivel general, lo es más en lo que a pediatras se refiere. “Se nos van todos y los que quedan los asumimos en los hospitales porque los jóvenes van a lo que conocen y al sitio donde han estado formándose cuatro años. Además, todos los profesionales saben cómo está funcionando ahora mismo en la atención primaria y son conscientes de que se exponen a ir todos los días a trabajar a destajo porque las plantillas están en el esqueleto”.

Parece que “nuestros responsables han tenido claro que esa vía hay que empezar a cerrarla, entre otras cosas, porque las plantillas de los hospitales ya están al máximo”.

Según Pascual, hay medidas que se pueden aplicar para atajar esta falta de profesionales en la asistencia médica. De hecho, “llevamos meses exigiendo que se pongan en marcha medidas que ya están negociadas y publicadas. Hemos vivido una situación de cambio de Gobierno en Cantabria, pero ya no hay excusa para demorar algo que va a dar solución a una situación que ya es inadmisible por completo”.

Y es que, por ejemplo, “ahora mismo en el Centro de Salud Cotolino de Castro hay un pediatra de tres y otro que viene dos días a la semana y que se comparte con Laredo. En La Barrera hay, de tres, sólo un médico de familia con amplia experiencia en pediatría”.

Pascual ha insistido en que, “hace meses negociamos para tratar de solucionar el problema de Castro, que no es algo único porque estas dificultades surgen en localidades de la periferia de región. Hay pocos médicos en general y saben que van a tener que trabajar a destajo donde vayan, pero son conscientes también de que pueden hacerlo donde quieran y van a intentar trabajar lo más cerca de su localidad de residencia”.

Para intentar cubrir zonas como Castro, “se han catalogado las mismas como de difícil cobertura con el fin de aplicar unas medidas para intentar hacer más atractiva esa plaza para el profesional. ¿Cómo?, puntuando más la experiencia en esa zona con respecto a otras para la bolsa de trabajo o para la carrera profesional o incluso incentivos económicos. Y es que, si a mí me dices que voy a cobrar lo mismo estando a 5 minutos de mi casa que a 80 kilómetros, lógicamente elijo la primera opción y tengo menos gasto”.

Pascual ha reiterado que “todo eso está acordado, negociado y escrito, pero sin implementar todavía porque se negoció con el antiguo Gobierno y el actual, entre que ha llegado, se sienta, se entera; de momento no ha convocado una reunión firme de trabajo en la que poner en marcha estas medidas”.

Desde el sindicato “seguiremos insistiendo en esto porque se trata de que se trabaje bien y con garantías de cubrir todas las zonas”. Ha recordado cómo “la Consejería dice hay una escasez de profesionales en general y no es un problema de dinero porque lo hay. Sin embargo, nos hemos brindado a hacer horas extra por la tarde para trabajar en condiciones y esas horas se están dando a cuentagotas cuando se necesitan mayoritariamente. Esto es, sencillamente, también un problema económico”.