TOMÁS FERNÁNDEZ SEÑALA QUE LAS DOS PLANTAS DE ENERGÍAS RENOVABLES PROYECTADAS EN CASTRO “SON LOS PRIMEROS PASOS DEL FUTURO QUE YA ESTÁ AQUÍ”

EL INGENIERO CASTREÑO OPINA SOBRE LOS PROYECTOS DE HIDROCALERAS Y HIGHVIEW POWER

578

En Castro Punto Radio hemos hablado con el castreño Tomás Fernández, ingeniero de Caminos, Canales y Puertos, sobre los dos proyectos de energías renovables que se proyectan en Castro. Uno de ellos, el de Hidrocaleras, usando agua de mar; y otro, el de Highview Power, con aire convertido en líquido.

Fernández ha señalado que “son los primeros pasos del futuro que ya está aquí. Los planes de la Unión Europea prevén pasar del 25% al 75% de producción de energía renovable en 2030 y de ahí que ponga en marcha unos fondos de ayudas importantes a los que se van a acoger todas estas empresas”.

En ambos proyectos planteados para Castro, “se trata de almacenar energía. De esta manera, es por la noche cuando hay menos consumo y, por tanto, más energía y más barata. Estas empresas pagan la energía para producir renovable en esas horas bajas y la devuelven y venden cuando hace más falta en las horas altas”. Lo que las hace rentable “es que el mercado necesita esa energía porque no hay suficiente”.

En el caso de Hidrocaleras, “lo hace bombeando agua de mar de una cota baja a una alta, que es un proceso muy innovador que sólo existe en una planta en Japón. El agua de mar es más agresiva que la dulce para toda la maquinaria y de ahí que se esté investigando el proceso y los mecanismo a usar para resolver esto”.

En cuanto al impacto que esta planta pueda tener en el entorno en el que se proyecta, las antiguas minas de Las Caleras de Mioño, Fernández ha explicado que “será positivo. Ahora mismo hay una zona abandonada de unas antiguas minas que no se restauró. Ha quedado un agujero que corre peligro de provocar desprendimientos. Eso se va a regenerar quedando en su lugar un embalse de agua salada”.

En cuanto a la planta de Highview Power, no requiere un emplazamiento concreto al margen de cumplir con la legislación vigente. Funciona convirtiendo aire a estado líquido y volviéndola de nuevo a gas a alta presión para que mueva unas turbinas que generan energía. Aún no ha trascendido el lugar en el que se ubicaría, pero Fernández considera que “uno de los motivos principales para elegir nuestro municipio puede ser el hecho de que hay dos líneas de alta tensión que pasan por Castro”.

Preguntado si la instalación de estas plantas en Castro podría suponer impacto positivo en la factura eléctrica, ha dicho que “los precios del mercado eléctrico tienen poco que ver con esto”. En cualquier caso, “la construcción de estas instalaciones y su posterior funcionamiento, generarán puestos de trabajo”.