127 ALUMNOS DE CASTRO SE ENFRENTAN ESTA SEMANA A LA EBAU EN EL IES JOSÉ ZAPATERO

HABRÁ 20 ESTUDIANTES POR AULA A DISTANCIA DE METRO Y MEDIO Y LIMPIEZAS DE CLASES Y BAÑOS

440

Un total de 127 alumnos de Castro Urdiales se examinarán de la EBAU (antigua selectividad) el miércoles, jueves y viernes en las instalaciones del IES José Zapatero, que fue una de las 25 sedes elegidas en toda Cantabria para albergar la prueba y conseguir así diseminar a todos los estudiantes y evitar que tuvieran que hacer grandes desplazamientos con el fin de garantizar las medidas de seguridad contra el Covid-19.

Como ha detallado en Castro Punto Radio el director del instituto, José Márquez, se mantendrá un metro y medio de distancia entre cada examinado con 20 alumnos por aula, siendo siete las que se empleen en total para los exámenes, aunque no siempre serán las mismas ni en mismo número.

De esta forma, “sólo el primer día estarán funcionando, al mismo tiempo, esas siete aulas. Es la jornada en la que se realizan los exámenes de las materias comunes y generales a las que se presentan todos los alumnos. A las 9:30 Historia, a las 12:00 Lengua y a las 15:00 hora Ingles, dejando una hora entre prueba y prueba para la desinfección de espacios, aunque no necesariamente se vayan a emplean las mismas aulas de nuevo”.

El jueves y viernes será el turno para las optativas. “El grueso de alumnos por materia se va diseminando y usaremos cinco aulas por día, variando la franja horaria”.

Los baños se limpiarán tres veces a lo largo de la realización de los exámenes.

En cuanto al acceso al centro, “sólo pueden entrar los alumnos que se van a examinar. Las aulas están repartidas en cuatro de los cinco edificio que tiene el instituto y se han establecido cuatro rutas de acceso independientes, de forma que en cada uno puede haber una máximo de 35-40 alumnos”.

El control de identidad de los examinados no será como antes, en la puerta del aula, sino que, “entre hoy y mañana, recibirán un correo electrónico con el número de clase para cada examen y la hora de entrada escalonada que tienen. Se les esperará en la entrada al instituto y a cada edificio, de forma que se sentarán en el sitio que se les indique y ahí se realizará el control de identidad con el DNI, evitando aglomeraciones. En la mesa ya tendrán el examen y los folios que necesiten, no pudiendo compartir entre ellos ningún tipo de material”.

Márquez ha dejado claro que “sólo se puede permanecer en el centro durante la celebración del examen, debiendo abandonarlo en cuanto vayan finalizando”.

Debido al modo en el que acabó el curso, con clases telemáticas, “el propio examen también sufre variaciones, de tal forma que los alumnos tendrán varia opciones de pregunta para elegir en la mayoría de pruebas. Esto se debe a que hay institutos que han podido dar más de una materia y menos de otra o haber empezado por un tema y no por otro. Te trata de evitar agravios”.

En las aulas, además de los 20 alumnos como máximo, habrá dos profesores. Uno de ellos ejercerá las funciones de asistente y se encargará, únicamente, de garantizar que el proceso se realiza de forma imparcial. El otro hará las labores de vocal y será responsable de atender las dudas de los alumnos en cuanto al examen y de recoger las pruebas una vez hayan finalizado. Ninguno de los vocales es docente en los centros de Castro”.

Si hay algún alumno que “tenga síntomas, que haya podido estar en contacto con posibles afectados o que se encuentre en aislamiento o cuarentena, no hará la prueba en las fechas establecidas y la universidad les dará alternativas”.

Este año se ha registrado un incremento en el número de alumnos que se presentan a selectividad en Cantabria. Según Márquez, en el caso del José Zapatero, “hemos pasado de, aproximadamente, un 65% a cerca del 80%”.