TRABAJO HA TRAMITADO UN 31% DE LOS 7.650 EXPEDIENTES DE ERTE PRESENTADOS EN CANTABRIA

SE ESTIMA QUE TODOS ELLOS AFECTAN A 45.000 TRABAJADORES QUE SE ENCUENTRAN EN SUSPENSIÓN O REDUCCIÓN DE JORNADA

588

La Dirección General de Trabajo del Gobierno de Cantabria ha tramitado, hasta la fecha, un total de 2.411 Expedientes de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) de los 7.650 que se han presentado en nuestra comunidad autónoma como consecuencia de la alerta sanitaria provocada por el COVID-19.

En los últimos días ha seguido cayendo el volumen de entrada de expedientes, con una media de 150 diarios. Así, según ha indicado el director general de Trabajo, Gustavo García, desde el pasado martes se han contabilizado un total de 650 registros.

En estos momentos, según los datos que aportan los expedientes que se han gestionado, se puede establecer una media aproximada de 6 personas trabajadoras por empresa, con lo que, si se proyectan estos datos al volumen total de expedientes presentados, se podría estimar que hay unas 45.000 personas trabajadoras en Cantabria en situación de suspensión (la mayor parte) o de reducción de jornada, afectadas por un ERTE.

Los 2.411 expedientes de ERTE en trámite suponen el 31% del total y afectan a 15.003 personas trabajadoras. De ellos, 2.290, el 95 %, son por causa de fuerza mayor y 121, el 5% restante, por otras razones organizativas, productivas o económicas. De estos expedientes, 2.000 están resueltos y comunicados al Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE).

Por sectores, hostelería, alojamientos turísticos y pequeño comercio representan el 40% de los expedientes totales registrados. También cabe destacar el resto de negocios que tuvieron que cerrar con la entrada en vigor del estado de alarma, como son actividades enseñanza, actividades deportivas, peluquerías y estética, centros de fisioterapia, talleres de reparación o clínicas dentales. De este modo, el mayor porcentaje se corresponde con personas autónomas y pymes.

Para agilizar el pago de las prestaciones por desempleo, el Servicio de Empleo Estatal (SEPE) está reconociendo las prestaciones incluyendo a los hijos e hijas a cargo en los casos de trabajadores sobre los que este organismo ya tiene datos, porque han sido beneficiarios de sus ayudas con anterioridad. En el caso de que no existan datos previos, se le reconocerá la prestación sin el complemento de los menores a cargo pese a que los tuviera y, posteriormente, este organismo dependiente del Ministerio de Trabajo regularizará de oficio las cantidades que correspondan sin que los afectados tengan que realizar ninguna reclamación.

La cuantía de las prestaciones es del 70% de la base reguladora del trabajador (durante los primeros seis meses), con unos mínimos y máximos que varían según el beneficiario tenga hijos o no. Así, la cuantía mínima sin hijos a cargo es de 501 euros mensuales y, si se tiene uno o más hijos, aumenta hasta 671 euros mes; y la prestación máxima sin hijos es de 1.098 euros al mes; con un hijo de 1.254 euros mensuales y con dos o más hijos a 1.411 euros.