UCELAY CREE QUE EL GASTO REALIZADO EN EL COSO BLANCO DURANTE ESTA LEGISLATURA ESTÁ JUSTIFICADO

615

Ucelay habla de Coso Blanco en PR

5 JUNIO 2015 /

El próximo 3 de julio Castro Urdiales volverá a acoger una de sus dos Fiestas de Interés Turístico Nacional, el Coso Blanco y son muchos los que se preguntan cómo se va a desarrollar, teniendo en cuenta el inminente cambio en la Corporación municipal. José Ucelay ha sido el responsable del departamento de Turismo durante estos cuatro años de legislatura y ha hecho un repaso en Castro Punto Radio de lo que ha sido la fiesta bajo su dirección y lo que espera sea con el cambio de Gobierno.

Reconoce que “hasta que no se produzcan los hechos no se puede afirmar nada” pero entiende que “por la filosofía que llevan quienes presumiblemente van a llevar las riendas, da una ligera impresión de que va a haber cambios y un estilo diferente, no puedo decir si mejor o peor”. Entiende que “ellos llevaban un programa electoral y la gente les ha votado, por tanto, consideran que se deben hacer así las cosas”.

Y es que, CastroVerde se ha referido en varias ocasiones al gasto de uno 100.000 euros que supone la organización del Coso Blanco, un desembolso que para esta formación política era excesivo teniendo en cuenta la existencia de otro tipo de necesidades.

A este respecto, Ucelay ha defendido que “no es una fiestas cualquiera, sino que está declarada de Interés Turístico Nacional y esto se crea para la gente de Castro pero, sobre todo, para la que pude venir de fuera”. En este sentido, defiende que “tiene que realizarse una inversión lo suficientemente atractiva para que los que vengan de fuera dejen el suficiente capital en la hostelería y el comercio, bastiones de nuestra economía”.

Es consciente de que en esta época de crisis hay familias que lo están pasando mal, pero también insiste en que “ciertas inversiones benefician a diferentes sectores y se puede dar un golpe económico importante para que se cree empleo en el verano. Es un choque de intereses que unos verán de una manera y otros de otra, pero considero que genera riqueza”.

Con respecto a esos 100.000 euros de presupuesto que el Coso Blanco se ha llevado durante los últimos años, lejos de considerarlo una inversión alta, el concejal de Turismo en funciones afirma, “aunque pueda parecer un poco duro, que inclusive es hasta corto porque nosotros no hemos sabido hacer más con menos. Ha recordado que, “cuando nos tocó el primero, también se gastaban esos dineros. Lo que se ha hecho es intentar mantener el presupuesto”.

En esta línea, ha informado de que “cuando llegamos me encontré con que en fuegos artificiales se gastaban 20.000 euros, ahora 9.800. Casi 15.000 euros se iban en orquestas, la del año pasado fueron 5.000”. Ese dinero sobrante se destinó a incrementar los premios de 37.000 a 49.000 euros. Y es que, “las carrozas cuestan mucho dinero, las obras cada vez son más grandes y más sofisticadas y el material cuesta un pastón. Al final les queda para hacer una cena con los colaboradores. Si no se incentiva a los carrocistas un poco para cubrir gastos, el Coso se muere y, si se muere, perdemos una Fiestas de Interés Turístico Nacional”.

Al concejal le hubiera gustado incluso incrementar más esas cuantías pero “pero me he encontrado con trabas administrativas que me lo han impedido”.

Ha hecho referencia a la “mejora en la iluminación y el sonido, al cierre del circuito con vallado semejante al de la Vuelta Ciclista y al incremento en el número de vigilantes de seguridad”.

No sabe cómo lo va a hacer la nueva Corporación pero “entiendo que tendrán una fórmula bien estudiada para rebajar esas cantidades. Ellos sabrán, yo no he sabido hacerlo de otra manera”.

El grueso de la organización de la edición de este año quedará en manos del nuevo equipo de Gobierno. Se ha dejado realizado los fuegos artificiales, el vallado, el confeti, los vigilantes de seguridad, las coronas y bandas para las mises y míster, el cartel y el trofeo encargado a Carlos Goitia. Un trofeo que ya el año pasado se dijo que se iba a convertir en el oficial de la fiesta. “Este año así será pero, a futuro, no sé qué pasará porque viene saliendo unos 1.500 euros”.

También se dijo que ese trofeo iba a aparecer en la cartelería promocional. No ha sido así “porque yo no se lo dije al director de la Escuela Taller cuando le propuse que ese cartel lo elaboraran sus alumnos. Si alguien tiene la culpa soy yo. Sé reconocer los fallos si los tengo”.

A pocos días para que se conforme la nueva Corporación “me queda presentar la guía de Turismo. Me hubiera gustado hacer más cosas, pero no las he podido materializar por cuestiones económicas”.