UNA DE LAS FALLECIDAS AL CAER POR EL HUECO DE UN ASCENSOR EN MADRID, ES HIJA DEL EXREGISTRADOR DE LA PROPIEDAD DE CASTRO, JORDANA DE POZAS

3306

IMG_2465

10 MAYO 2017 /

Una joven cántabra de 17 años falleció ayer al caer por el hueco de un ascensor en Madrid en un trágico suceso en el que también perdió la vida otro chico de su misma edad. El accidente, que tuvo lugar a primera hora de la tarde en la calle Hermanos Bécquer, se produjo cuando, por causas que se desconocen, el suelo del elevador se desprendió del resto de la estructura y los dos jóvenes cayeron al vacío desde un noveno piso.

La adolescente, Belén, era natural de Santander y se había desplazado junto al resto de su familia a Madrid por motivos laborales del padre, José Antonio Jordana de Pozas, que fue Registrador de la Propiedad en Castro Urdiales. En estos momentos, ejercía esa labor en la localidad de Alcobendas, pero durante unos años realizó su actividad en nuestro municipio, siendo una persona muy conocida entre la sociedad castreña.

Según confirmaron este martes los servicios de Emergencias de Madrid y la Jefatura Superior de Policía de la ciudad, el suceso ocurrió alrededor de las 16.45 horas en esta zona del barrio de Salamanca, en pleno corazón de Madrid y muy cerca de donde se concentran varias embajadas.

Hasta el lugar se trasladaron efectivos del Samur-Protección Civil, que al llegar al edificio sólo pudieron confirmar el fallecimiento de la adolescente cántabra y de su acompañante. También se personaron en el edificio bomberos del Ayuntamiento de Madrid, que despejaron el amasijo de metales que se encontraron una vez que el juez, tras analizar los indicios la Policía Científica, ordenó levantar los cuerpos de los dos fallecidos. Una furgoneta del tanatorio salió del edificio sobre las 19.20 horas, cuando todo el perímetro ya había sido acordonado por la Policía Nacional, que continúa investigando las causas del incidente.

Al parecer, los adolescentes se habrían desplazado hasta el inmueble para asistir a un encuentro con otros amigos. Después de acabar el periodo de exámenes ayer mismo, se disponían, supuestamente, a celebrar este hecho con compañeros del colegio de Nuestra Señora del Recuerdo, vinculado a la Compañía de Jesús. Técnicos de la Comunidad de Madrid confirmaron este martes que el ascensor había pasado todas las revisiones: la obligatoria cada cuatro años en agosto de 2015 y la de mantenimiento en abril pasado.

Imagen del suceso de Emergencias Madrid.