“PELEAS Y TUMULTOS” EN LA GRADA Y PISTA DEL PERU ZABALLA OBLIGAN AL ÁRBITRO A SUSPENDER EL PARTIDO DEL CASTRO FÚTBOL SALA

273

Jugaban ayer por la tarde en el Peru Zaballa el primer clasificado de la Tercera División cántabra del Fútbol Sala, el Castro FS contra La Vuelta Pub FS de Pesués, segundo en la tabla.

Faltando 16 minutos para concluir el encuentro, con victoria parcial 5-3 para los castreños, “al efectuarse un saque de esquina, el portero visitante se encuentra tendido en el suelo, con las manos en la cabeza, quejándose de recibir un impacto en su cabeza”, según reza el acta arbitral que aquí reproducimos.

El colegiado recogió del suelo una moneda de 20 céntimos, comunicando al delegado local dicha incidencia, “el cual procede a llamar la atención a la grada. Le manifiesto que, o se desaloja la grada o el partido no se reanuda”, relata el árbitro, “a lo cual se procede a avisar a la fuerza pública”.

Entre tanto, según el acta, se produjeron “tumultos” en la pista, entre los jugadores, y en la grada, “con jugadores locales y visitantes implicados”, ante lo cual, se suspendió el encuentro.

Dos patrullas de la Guardia Civil se personaron en el Peru Zaballa, colaborando “en el desalojo del equipo visitante”, según el árbitro. Uno de los futbolistas de La Vuelta comunicó a los agentes que presentaría una denuncia.

Tras estos incidentes, la directiva del equipo castreño ha comunicado que “condena y lamenta todos los actos producidos contrarios al buen orden deportivo. La violencia y las conductas que la generan no tienen cabida en el deporte y como tal deben ser siempre rechazadas”.

Añaden que “el club trabajará en analizar y poner solución todos los errores que se hayan podido cometer para que no vuelvan a repetirse”.

Según ha manifestado esta misma tarde a Castro Punto Radio el entrenador rojillo, Alex Soba, “el club enviará el vídeo del partido al Comité de Competición de la Federación Cántabra de Fútbol, que se reúne el martes por la tarde”.

Podrían sancionar económicamente al FS Castro, y se tendrá que decidir qué ocurre con los 16 minutos que quedan de partido, que podrían disputarse a puerta cerrada en una cancha y fecha por determinar.