EL CLAUSTRO DE PROFESORES DE RIOMAR EXPLICA A LOS PADRES POR QUÉ HA DECIDIDO SUPRIMIR LAS ACTIVIDADES EXTRAESCOLARES

24 OCTUBRE 2018 /

Los padres de los alumnos del colegio Riomar han recibido una circular del Claustro de Profesores en la que se explican los motivos por los que se ha decidido suprimir las actividades extraescolares y complementarias y en la que los profesores explican que están dispuestos a “retomar la programación habitual, siempre que desde la Administración se adopte la postura adecuada” para solucionar el conflicto educativo que vive la región.

En el escrito, el Claustro defiende que “siempre hemos cumplido religiosamente con el calendario escolar de la Consejería de Educación establecido para cada curso. No sólo eso sino que, desde el curso 2011, en los meses de septiembre y junio se han impartido cuatro horas lectivas, en lugar de tres y media como establecía el calendario oficial. Es decir, se hacían 15 horas lectivas anuales de más, refiriéndonos al horario del alumnado porque el del profesorado sigue siendo el mismo”.

Insisten en que “siempre hemos intentado enriquecer nuestra labor docente con una variado repertorio de actividades complementarias que parece que forman parte de nuestro trabajo, pero son actividades complementarias y su organización es voluntaria, no formando parte de nuestras funciones y obligaciones como docentes”.

Explican los profesores que “afrontamos un curso muy difícil” y se refieren a que “la Consejería de Educación, y más concretamente el consejero Francisco Fernández Mañanes, ha demostrado un talante nada negociador; ha despreciado todos los intentos de nuestros representantes para encontrar una solución al conflicto actual; ha expresado ante los medios su total falta de respeto hacia el cuerpo docente; ha contribuido al desprestigio de la figura del maestro; ha optado por minimizar la importancia de todas las actividades que, curso tras curso, realizamos en los centros de manera voluntaria dentro y fuera de nuestro horario laboral; ha preferido primar los aspectos meramente académicos, restando tiempo y oportunidades para coordinar y organizar otro tipo de actividades más lúdicas; ha degradado al colectivo de maestros de Primaria con relación a otros cuerpos que dependen de la misma Consejería…”.

Estas son algunas de las cuestiones “por las hemos decidido ajustar nuestro trabajo a aquellos aspectos puramente instructivos recogidos en la normativa y dentro del horario marcado por la Consejería”.

Dejan claro los profesores que “nuestro objetivo sigue siendo realizar, de la mejor forma posible, nuestra labor docente y garantizar la formación y aprendizaje del alumnado a través de aquellas actividades que veníamos realizando en las aulas y que forman parte del grueso de nuestras programaciones”.

Lamentan “excluir estas actividades complementarias y queremos dejar constancia de la importancia que tienen para la comunidad educativa, pero la Administración no las reconoce como parte de nuestra labor”.

Entienden que su decisión “sea difícil de comprender para el alumnado y para las familias pero, lejos de querer perjudicar a cualquiera de ellos, estamos dispuestos a retomar nuestra programación habitual siempre que desde la Administración se adopte la postura adecuada para solucionar el presente conflicto”.

Imagen de archivo de una actividad complementaria celebrada en el colegio Riomar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *