ADJUDICADAS LAS OBRAS DE RECUPERACIÓN DE LOS MIRADORES DE LA FACHADA PRINCIPAL DEL ROYAL

373

El Ayuntamiento de Castro ha adjudicado las obras de restauración de los miradores de la fachada principal del edificio del Centro Cultural Eladio Laredo (Edificio Royal) a la empresa Construcciones A. P. Irastorza, S.L. por un importe de 48.396 euros.

Esta obra se ejecutará, en parte, con financiación del gobierno regional, gracias a una subvención de 33.872 euros de la Consejería de Obras Públicas destinada a financiar inversiones en edificios de titularidad pública.

Según palabras del Concejal del área, Alejandro Fernández, “seguimos cumpliendo con el compromiso de ir actuando en la rehabilitación y reparación de los edificios municipales, aprovechando todas las subvenciones que puedan salir para que no se pierda ni un euro de dinero público”.

En este caso, se trata de la reparación de los miradores del edificio del Centro Cultural Eladio Laredo. “Estos elementos de madera llevan mucho tiempo en mal estado y son de los elementos más representativos y decorativos de las fachadas de este edificio de gran interés arquitectónico, propiedad del Ayuntamiento”.

“Con esta obra”, indica Fernández, “se repararán los vuelos de hormigón y se sustituirán los dos miradores de la fachada principal que miran a la Los Jardines, que tienen más de 40 años de antiüedad, y se encuentran en muy mal estado de conservación. La madera está muy deteriorada sobre todo en su parte exterior, por lo que es necesario sustituirlos por unos nuevos”.

Los nuevos miradores respetarán la estética de los actuales y serán de cuatro hojas, dos de ellas oscilobatientes. Serán de madera de castaño C2 laminado, pintadas de color gris por su cara exterior y de color blanco por su cara interior.

El concejal concluye recordando que, “además de arreglar estos elementos que están en mal estado y podrían dar lugar a problemas añadidos, con esta obra se consigue cumplir con la normativa y además de la mejora estética de la fachada. El confort interior aumentará, al eliminar las filtraciones de agua y aire, y al aislar mejor, tanto térmica como acústicamente, el recinto interior. Se incluye también la demolición de los muretes existentes, que invalidan actualmente la entrada a los miradores, con lo que se conseguirá más espacio útil en la sala de lectura de la Biblioteca”.