EL ALCALDE DE ONTÓN ANIMA A PODEMOS A, “SI TIENE DESCONFIANZA, SE PASE POR LA JUNTA YA QUE NO TENEMOS NADA QUE ESCONDER”

JAVIER GIL HA OPINADO SOBRE LA APROBACIÓN EN PLENO DEL CAMBIO DE LAS SUBVENCIONES A LAS JUNTAS VECINALES

221

Tras aprobarse ayer en el pleno el cambio, de subvención a asignación, de la aportación que anualmente hace el Ayuntamiento a las juntas vecinales, hemos hablado en Castro Punto Radio con el alcalde de Ontón, Javier Gil.

Se ha mostrado satisfecho porque se den pasos hacia adelante en un tema que “venimos años arrastrando y que podría haberse solucionado antes”. Esta modificación libra de la gran burocracia que genera lentitud a la hora de justificar el gasto de la subvención y que deja sin estas cantidades fundamentales para las juntas a aquellas que tengan alguna deuda con la administración. “Si tenemos, por ejemplo, un recibido del agua sin pagar, que son 30 euros, nos retienen toda la subvención y, en hacer un escrito para solucionarlo, tardas igual medio año”.

Además, hay cuatro pedanías, entre ellas la de Ontón, que arrastran con el Ayuntamiento la famosa deuda del agua y que llevan años sin percibir la subvención municipal. La nueva asignación del Ayuntamiento, como se comentó ayer en el Pleno, deberá usarse para pagar deuda, en el caso de las juntas que la tengan. Sin embargo, “es, de momento, un paso y algún problema se solucionará. Si nos dan 5, 5 que tenemos”, ha dicho Gil.

En la sesión plenaria de ayer, el concejal de Podemos, Alberto Martínez, señalaba que con este cambio “se pierde gran parte del control que tenemos los partidos en las juntas, al pasar de una subvención genérica a una partida en blanco que se puede gastar en lo que se quiera. En las pedanías no se encuentra representación política más que de uno o dos partidos y es difícil acceder a la información”.

Por otro lado decía que “hay juntas que no presentan sus balances al Tribunal de Cuentas y eso debería ser una cuestión sine qua non para recibir estas cantidades”.

Estas afirmaciones han molestado a Gil, que ha defendido que “la formación morada está representando a los castreños y yo también lo soy. Lo que tiene que hacer, si tiene desconfianza, es pasarse por la junta y, muy amistosamente, le enseñamos todo lo que quiera ver, porque no tenemos nada que esconder”.

Ha añadido que “yo también pierdo el control de lo que se hace en el Ayuntamiento y tendríamos que tener derecho a participar en la comisiones de Gobierno porque los pueblos estamos afectados”. Si Podemos no tiene representación en Ontón “debería preguntarse por qué. Igual no han hecho bien sus deberes”.

Ha dejado claro que “todos los gastos que hacemos las pedanías están fiscalizados por el secretario interventor y, además, se paga por transferencia bancaria”. En el caso de Ontón, “tenemos presentado todo al Tribunal de Cuentas”, por lo que ha invitado a Martínez a que “si tiene que criticar algo, lo haga de la junta que lo haya hecho mal”.

Al margen de este asunto, Gil ha vuelto a reivindicar la fibra óptica para Ontón, sobre todo ahora que “los niños tienen que estudiar por internet”. Ha lamentado que esa fibra “pasa por las puertas de las casas y no las enganchan. Llamamos a Santander y nos dicen que están en ello y que, cuando nos toque nos tocará. Esas no son palabras”.

Imagen de archivo de Javier Gil en los estudios de Castro Punto Radio.