EL AYUNTAMIENTO ADJUDICA EL PROYECTO PARA FINALIZAR LAS OBRAS QUE COMPLETARÁN EL VIAL JUNTO A RIOMAR, DONDE SE CONTEMPLA CONSTRUIR UN CARRIL-BICI

ADEMÁS, SE ESTÁN DANDO LOS PASOS PARA FINALIZAR EL PROCESO EXPROPIATORIO DE LOS GARAJES QUE TAPONAN LA CALLE

668

El Ayuntamiento de Castro Urdiales ha adjudicado la redacción del proyecto de urbanización de la segunda fase del vial que unirá Chinchapapa con el barrio de Cotolino, y que quedó incompleto la pasada legislatura, en la que se construyó la primera fase pendiente de la expropiación de unos garajes situados frente al Hotel Vistalegre.

El proyecto lo ejecutará el técnico Paulino Alonso Espeso, con un presupuesto de 5.900 euros (IVA incluido).

Tal y como informa la alcaldesa, Susana Herrán, en nota de prensa, “los trámites expropiatorios están cerca de finalizarse de cara a la conclusión de un vial muy necesario para poder descongestionar los accesos rodados de entrada y salida a la zona de Cotolino, que lo conectará directamente con Chinchapapa, entrada natural desde la autovía A-8 y desde el centro de Castro. Tras el largo proceso, tal y como nos habíamos comprometido, nos hemos puesto a trabajar para intentar que la construcción del tramo que completará este vial tan necesario sea una realidad lo antes posible”.

Además, “con vistas a futuro y en línea con todos los proyectos de movilidad ciclista que hemos puesto en marcha esta legislatura, se ha encargado al proyectista que estudie cómo insertar un carril bici a lo largo de este vial desde la zona del parque de Chinchapapa, aumentando así la red de carril bici de la zona urbana de Castro”.

“Estudiar esta posibilidad”, continúa la alcaldesa, “es algo que ya pidió el grupo municipal socialista la pasada legislatura, pero no se nos hizo caso, pese a que gobernaba Castroverde, que por aquel entonces defendía los proyectos de carriles bici. Ahora incluso votan ‘no’ junto con PRC y PP a proyectos de movilidad sostenible y de fomento del uso de la bicicleta subvencionados por el Ministerio, poniendo en riesgo que venga dinero a Castro Urdiales para estos proyectos, que son para los castreños y las castreñas”.

Durante la legislatura pasada, en 2017 se redactó el proyecto de expropiación de las construcciones de los garajes para poder llevar a cabo la ejecución de esta segunda fase del vial de Riomar. Cabe recordar que, “debido a la negativa de los propietarios de los garajes situados sobre el suelo en el que se construirá el vial, el Ayuntamiento no pudo disponer del suelo libre de cargas y el proyecto fue dividido en dos fases”.

La primera se ejecutó con subvención de la Consejería de Obras Públicas del Gobierno de Cantabria y quedó el vial incompleto a falta de poder concluirlo.

Con la sentencia del Juzgado Contencioso número 3 de Santander, que valida la expropiación iniciada por el Ayuntamiento de Castro Urdiales tras su aprobación en el pleno de 30 de octubre del año 2018, la continuación del vial ya puede ser llevada a cabo.

Detalla la alcaldesa que, “se ratifica lo que ha venido defendiendo el Ayuntamiento. Que el suelo, más allá de las indemnizaciones a que pueda haber lugar por la demolición de los 13 garajes, ya es propiedad municipal desde que se aprobó el proyecto de compensación en 1989”. Continúa Herrán indicando que, “una vez acontecidos los hechos, llevamos a cabo la redacción del proyecto para su posterior ejecución y dar continuidad por fin a este vial con el que se mejoran los accesos rodados al barrio de Cotolino, dando una más que necesaria nueva entrada que complemente las de la Urbanización Sirena (junto a la playa de Brazomar) y la calle 8 de marzo”.

Se va a urbanizar el vial con todos los servicios, destacando entre ellos alumbrado público led, mobiliario urbano y mejora de las zonas verdes, “para que también será un lugar agradable de paseo junto al Estadio de Riomar. Es decir, un nuevo proyecto para invertir en mejora de la movilidad, de la estética urbana y de la calidad de vida de castreños y visitantes”.