EL AYUNTAMIENTO CONTRATARÁ PERSONAL PARA VIGILAR EL CUMPLIMIENTO DE LAS MEDIDAS DE SEGURIDAD EN LAS PLAYAS

DESDE EL CONSISTORIO SE ESTÁ PENDIENTE SI SE MODIFICA LA ORDEN QUE OBLIGA A DEJAR LIBRES SEIS METROS DE ARENAL DESDE LA PLEAMAR

1262

El concejal de Medio Ambiente, José Mari Liendo, se ha reunido hoy con los técnicos del departamento para, en base a la normativa establecida, estudiar cómo gestionar las playas que, recordamos, se abrían a los ciudadanos con la entrada en Cantabria de la fase 2.

Como ha explicado, “vamos a ejecutar los protocolos de entrada y salida, las ubicaciones dentro de los arenales, el cerrado de los mismos cuando el aforo esté completo y los mecanismos de vaciado si vemos que la gente no atiende a las recomendaciones que se hagan y se excede dicho aforo”.

Es consciente de que cada una de las playas de Castro tiene sus características particulares, con lo que “será fundamental centrarnos en remarcar las recomendaciones, tener informados a los ciudadanos en todo momento y hacer también un llamamiento al sentido común”. Además de todo esto, con el fin de controlar que se cumplan todas las medidas de seguridad, “nuestra idea es contratar un número de personas para que, en los lugares que pueden ser más conflictivos, hagan una labor de control e información para tomar decisiones, en caso necesario, de la forma más rápida. Por ejemplo, si vemos que se desborda el aforo, no se hace caso a las recomendaciones y hay que activar un protocolo de evacuación, que esta gente contratada informe in situ de la situación que se está dando y poder tomar desde el Ayuntamiento decisiones ágiles”. Esa vigilancia “no será constante en todas las playas, sino que será rotativa, tratando de llegar al mayor número de sitios posible y con más presencia en zonas que puedan ser más conflictivas”.

Liendo ha explicado que no se van a parcelar las playas porque, en el caso de los arenales de Castro “es inviable”. Por tanto, “lo que vamos a hacer es informar mucho de las distancias de seguridad y las medidas higiénico sanitarias que hay que tomar”.

El concejal se ha referido también a esa orden ministerial, publicada el sábado, y que establece que, para poder usar la playa, deberán quedar libres seis metros desde la línea de la pleamar, lo que dificulta el uso, en muchos momentos, de algunas playas del municipio cuyo tamaño es pequeño. “Habrá zonas, como por ejemplo la de Brazomar más próxima a Cotolino, en la que habrá momentos en los que no se pueda poner una toalla. En base a lo que marca la orden ministerial, la playa aquí termina rápido”.

Por tanto, “en función de cómo sea la marea, igual dos o tres horas antes de que la pleamar sea total, tiene que estar cerrada. Se ira coordinación en función de las mareas y dando información a través de todos los medios que tenga el Ayuntamiento. Se están teniendo en cuenta esas cuestiones y se habilitarán canales de comunicación para que los ciudadanos sepan cómo es la situación que hay en cada momento. De hecho, una de las recomendaciones será, precisamente, que la gente, antes de ir a ningún arenal, se informe de qué situación hay”.

En cualquier caso, esa orden ministerial está en periodo de alegaciones. “El viernes hay una nueva reunión para tratar el asunto y estaremos pendientes de cómo queda”.

JUEVEROS

Al margen de este asunto, Liendo ha señalado que se siguen realizando gestiones para “ver cómo y cuándo se pueden poner en marcha los mercadillos. Mientras mantengamos esta fase de desescalada y la limitación de aforo del 33% de puestos, es inasumible porque supone una gestión del espacio que sólo permitiría instalar 14 puestos en el caso de Castro y algo similar en Oriñón”.

El Ayuntamiento mantiene “contacto directo con los mercaderes y les vamos explicando la situación. Lo comprenden y estamos por la labor de que, cuando se ponga en marcha, sea viable, ellos obtengan beneficio y podamos controlar también el aforo”.

De momento, “no hay un plazo marcado para la reapertura a la espera de novedades que se puedan marcar dentro de la fase en la que estamos o del avance a otras fases”.

Imagen de archivo de la playa de Brazomar.