EL AYUNTAMIENTO RESUELVE EL CONTRATO DE LAS LUCES DE NAVIDAD Y CARNAVAL POR “INCUMPLIMIENTOS DE LA EMPRESA ADJUDICATARIA”

EL CONCEJAL DE FESTEJOS CALIFICA EL SERVICIO PRESTADO POR RÍO PRODUCCIONES COMO UN “AUTÉNTICO DESPROPÓSITO”

550

Visto el contrato administrativo para la prestación de los servicios de iluminación Navideña y de Carnaval en las vías públicas del municipio, formalizado con la empresa Río Producciones y Servicios Integrales, y que se ha podido observar que “desde el inicio de los trabajos se produjeron múltiples incumplimientos del pliego”, desde el Ayuntamiento se ha procedido a la resolución del contrato.

Como detalla el Consistorio en nota de prensa, “se observaron incumplimientos en la instalación de los elementos ornamentales, diferentes a los previstos en la oferta con la que resultó adjudicatario, ausencia del cumplimiento de las mejoras ofertadas, retrasos en los plazos previstos en el encendido, además de demoras en la resolución de averías, iluminación apagada en varias calles durante varios días o encendidas durante el día”.

Cuestiones todas ellas “de las que dejan constancia 18 comunicaciones electrónicas que se han trasladado desde la Concejalía de Festejos al contratista durante los meses de noviembre y diciembre de 2021 y enero de 2022”. Pese a ello, “a fecha de hoy, aún no se ha procedido a la retirada de la instalación navideña en múltiples vías públicas, permaneciendo incluso encendidas en algunos casos, como las Juntas Vecinales”.

Después del seguimiento que se hizo durante las navidades, explica el concejal del área, Gorka Linaza, “y siendo el servicio un auténtico despropósito la actitud y la actuación de la empresa adjudicataria, se ha decido resolver el contrato y romper toda clase de vínculo con esta firma que tantos problemas ha dado”.

Durante todas las fiestas, “desde la Concejalía hemos estado intentando ponernos en contacto con el gerente de la empresa sin respuesta alguna. Nunca nos cogía el teléfono y ahí empezamos a ver que el servicio no se iba a cumplir”.

Concluye señalando que “los correos electrónicos enviados y, que se encuentran en el  expediente correspondiente, han sido la manera de demostrar que no se estaba cumpliendo con el contrato adjudicado”.