EL CANTERO JUAN CARLOS HERRERO DONARÁ AL AYUNTAMIENTO UNA ESCULTURA INSPIRADA EN LA SITUACIÓN PROVOCADA POR EL CORONAVIRUS

722

Juan Carlos Herrero es el cantero castreño que, hace unas semanas, se ofreció a restaurar desinteresadamente la cruz de la Punta del Rebanal, derribada por el temporal que azotaba la costa esos días.

A la espera de que se supere la crisis sanitaria y pueda reanudar esa obra, vuelve a ser noticia ya que, tras unas 46 horas de trabajo, ha esculpido una obra inspirada en la situación tan complicada que estamos viviendo. Y su deseo es donarla al Ayuntamiento castreño para que, cuando sea posible, la instale donde considere oportuno, aunque “pediría que se coloque en un sitio donde todo el mundo pueda verla y tocarla, accesible para todos”.

Herrero relataba en Castro Punto Radio que esta pieza ha nacido de un bloque de piedra que tenía en la terraza de su domicilio. “De ese bloque ha salido la obra más importante, simbólica y representativa de mi carrera”, aseguraba.

Se trata de una persona agachada y encerrada en un espacio muy reducido que vemos en la imagen adjunta.

“La piedra ha plasmado un sentimiento generalizado; una persona pensativa, preocupada por sus familiares o porque no tiene medios para llegar a fin de mes. Pero también quien espera con impaciencia a que todo esto pase y volver a tomar las calles”.

Juan Carlos Herrero aseguraba que se sentía en la obligación de no dejar esta escultura en su casa, sino compartirla con los demás, de ahí su intención de donársela al consistorio. “No es otra obra más de Herrero”, decía, “nunca ha salido de mis manos una pieza como ésta”.