CANTU SANTA ANA MUESTRA SU PREOCUPACIÓN POR EL FUTURO DE LAS PIEZAS DE “GRAN VALOR CULTURAL Y ECONÓMICO” QUE ATESORAN SI NO SE HABILITA UN MUSEO DE LA MAR

EL COLECTIVO QUIERE QUE ESE MATERIAL SE QUEDE EN CASTRO, PERO LAMENTA QUE "SI NO HAY UN LUGAR EN EL QUE MANTENERLO, TENGAMOS QUE DONARLO A OTROS MUSEOS QUE SE HAN OFRECIDO" 

545

La Asociación Cultural Cantu Santa Ana mantiene viva su principal reclamación, que no es otra que habilitar un museo de la mar en el que poder exponer las miles de piezas de “gran valor, cultural, sentimental y económico” que actualmente conservan muy en precario en dos locales municipales en la calle San Juan y junto al cuartel de la Guardia Civil.

En los últimos tiempos son varios los mensajes que van lanzando en sus redes sociales encaminadas a lograr este objetivo, a “seguir reclamando a la instituciones públicas y a despertar conciencias y que la ciudadanía sepa este gran patrimonio con el que contamos y con el que no sabemos qué va a pasar si no se conserva en un lugar en condiciones”.

Así lo ha señalado en Castro Punto Radio el presidente de Cantu Santa Ana, Ramón Ojeda. Desde que el colectivo se puso en marcha hace 20 años “hemos estado buscando y recopilando material que se hubiera perdido y que es imposible de encontrar hoy en día”.

Piezas que “tenemos intención de donar al Ayuntamiento para que sean de toda la ciudadanía con el único requisito de que se garantice que no van a acabar en ningún almacén olvidadas”.

Ojeda ha defendido que “los castreños tienen conciencia y aman lo suyo y la verdades historia de la ciudad que es ésta. Tenemos la obligación moral de mantener esa tradición que, por otra parte, sería también un gran atractivo turístico”.

Desde el Ayuntamiento y en distintas legislaturas “lo que nos trasladan son buena palabras y que lo tienen en cartera, pero nunca se materializa”. Con todo, “a veces cunde el desánimo porque no sabemos qué futuro va a tener este material cuando, por ejemplo, en la calle San Juan tenemos el tejado tapado con plásticos por entra el agua”.

Entre otras, “contamos con redes de 150 o 200 años de antigüedad imposibles de encontrar hoy en día; o utensilio de medición náutica con 200 o 300 años”.

Es tal la importancia de todo lo que atesora el Cantu que “hay museos de otros municipios de Cantabria o País Vasco que se han ofrecido para recogerlo. Entendemos que es un delito mandarlo a otro sitio que no sea Castro, pero si la situación de mantiene así, no nos quedará otro remedio si queremos conservarlo”.

Todo ello cuando “podríamos tener uno de los mejores museos de la mar de todo el Cantábrico y ser un referente extraordinario de Castro y un atractivo cultural tremendo”.