CAOS CIRCULATORIO AYER EN SILVESTRE OCHOA POR LA PARADA SIMULTÁNEA DE SEIS AUTOBUSES TURÍSTICOS QUE COLAPSARON EL TRÁFICO EN LA CIUDAD

269

17 OCTUBRE 2018 /

La carga y descarga de viajeros de autobuses turísticos en la parada de autobuses de la calle Silvestre Ochoa, junto al Edificio Argenta (conocida como la de Tripikú) es un problema que se lleva arrastrando desde hace tiempo, pero que, ayer por la tarde, se convirtió en un caos circulatorio que se extendió a todo el casco urbano.

Hasta seis autobuses turísticos coincidieron en torno a las 19:30 horas en esa parada, provocando el colapso del tráfico para entrar en Castro con retenciones que llegaban más allá de la Plaza de Toros. A esto se suma una gran cantidad de personas que estaban esperando la llegada de los autobuses de transporte público.

Como ha explicado en Castro Punto Radio Joseba, conductor de autobús, “muchas veces hay problemas en esa parada pero lo de ayer fue demasiado”. Y es que, “había tres autobuses con excursiones ocupando la parada y otros tres esperando”. Al mismo tiempo, llegaban líneas del Castrobús y del transporte Castro-Bilbao “que se tuvieron que quedar en doble fila para recoger viajeros”, lo que colapsó la vía “hasta el punto que ha habido personas que me han dicho que tardaron 25 minutos en llegar con sus coches desde la Plaza de Toros hasta la rotonda de San Francisco”.

Se trata ésta de un parada a la que llegan excursiones, autobuses escolares, Castrobús y las líneas a Laredo y a Bilbao.

Para Joseba “es necesario buscar una alternativa para la carga y descarga de los viajeros que vienen en esas excursiones. Es una media de 50 personas por autobús. Mucha gente al mismo tiempo que, además, tarda bastantes en subir o bajar. Si a eso le sumas que, a su llegada, cruzan a la vez el paso de cebra de la zona, el colapso de la calle es muy importante”.

No sabe este conductor “cómo se gestionan esas excursiones y si el Ayuntamiento sabe cuántas vienen cada día y está el asunto controlado”. No obstante, insiste en la necesidad de “buscar una alternativa para la carga y descarga de estos excursionistas, que podría ser la zona del Pachi Torre”.

Lo ha calificado como “un mal menor comparado con lo anterior”, pero ha señalado que “los autobuses de excursiones, cuando descargan a los viajeros en el centro, se quedan esperando en la Plaza de Toros hasta la hora de las recogida. Allí también se produce un poco de caos aunque no arreglamos como podemos”.