CARMELO MARTÍNEZ ROCILLO NOS CUENTA LA HISTORIA DE LA JOTA DEL REGATEO

404

En julio de 1861, la ciudad de Santander organizó varios actos con motivo de la estancia de la reina Isabel II y su esposo, Francisco de Asís. Tanto la familia real española como las personalidades más importantes de la época se daban cita en el verano santanderino y, en aquella ocasión, uno de los festejos con los que iban a ser agasajados eran las regatas.

Las pruebas se disputarían entre el 21 y el 24 de julio con varios premios que oscilaban entre los 500 y los 4.000 reales según el tipo de embarcación, dimensiones y número de remos. El sistema de competición consistía en una primera jornada, con las dos embarcaciones de Santander en liza, y la siguiente con el resto de tripulaciones participantes; éstas remaban una tanda cuyo ganador se hacía con el primer premio, y una segunda ronda en la que el resto de tripulaciones seguían compitiendo para lograr el resto de los premios.

El hecho es que fueron las dos embarcaciones castreñas participantes las que se alzaron con los dos primeros, por delante de una tripulación formada por remeros de Bermeo, Lekeitio y Ondárroa. Marineros, los de Castro y los vascos, que salieron remando rumbo a Santander el día 21 a las tres de la tarde, para llegar a aguas de la capital ya entrada la noche.

Cuando los vencedores regresaron a nuestro puerto el día 24 de julio fueron recibidos como auténticos héroes. Tres días más tarde la Jota del Regateo vio la luz, con letra del libretista de zarzuela Antonio García Gutiérrez y música del maestro Barbieri.

Las cinco estrofas y los dos versos del coro no sentaron nada bien a un sector de la prensa vasca, que no reconocía la victoria castreña. La polémica trascendió  incluso al ámbito nacional y los vizcaínos retaron a los castreños a una revancha con mucho más dinero en juego, entre 30.000 y 40.000 reales. Ya en agosto Castro accedió, pero con una condición que sus rivales no aceptaron: reconocer su derrota en Santander.

La Jota del Regateo se estrenó en el Teatro de la Villa aquel mes de agosto de 1861, apenas dos meses después de ser inaugurado.

Una historia apasionante con muchos más detalles. Si no has podido escucharlo, esta noche tienes ocasión de hacerlo en la redifusión de nuestro programa a partir de las diez en el 88.2 FM, castropuntoradio.es y en la aplicación móvil de Castro Punto Radio.