CASTRO CONTARÁ CON UN PARQUE ECO-AVENTURA, DE CASI 30.000 METROS CUADRADOS, EN LA ZONA DE CAMPIJO

TENDRÁ, ENTRE OTRAS COSAS, UN CIRCUITO DE TIROLINAS, UNA ZONA INFANTIL Y FOSO DE REMO, Y PODRÍA ABRIRSE EN VERANO

4910

Únicamente falta que la Comisión Regional de Ordenación del Territorio y Urbanismo (CROTU) dé el visto bueno para que se ponga en marcha en Castro un parque eco-aventura.

Anca Murariu, una de las promotoras de este proyecto que se ubicará en una parcela de unas tres hectáreas en la zona de Campijo, ha dado detalles en Castro Punto Radio de cómo surge la idea de esta iniciativa, los trámites administrativos que han tenido que superar, y cuáles serán las características del parque.

Hace aproximadamente un año iniciaron los trámites administrativos y “ya estamos en la recta final. En el punto en el que sólo nos falta el visto bueno de la CROTU y ya estaría todo listo para ultimar los preparativos de cara a la puesta en marcha de este parque. El proyecto se entregó en febrero a este organismo, que se reúne una vez al mes. En marzo no fue posible, pero esperemos que, si no es en abril sea en mayo cuando recibamos el visto bueno”. A partir de ese momento, “ya podríamos perfilar la obra”. La intención es “poder abrir para el verano”.

En todo este camino, Murariu ha reconocido que “nos hemos encontrado menos complicaciones de las que esperábamos porque el proyecto ha gustado y hemos contado con buena colaboración por parte de la Agencia de Desarrollo Local y del departamento de Urbanismo”.

El terreno en el que se ubicará este parque eco-aventura “está en un sitio privilegiado, rodeado de eucaliptos y con numerosos árboles frutales y autóctonos en el interior de la parcela. Un espacio ideal que cumple con todos los requisitos para disfrutar de la naturaleza”.

La zona estará dividida en dos partes. “Una de ellas será para niños de 2 a 8 años, en un entorno más llano donde podrán disfrutar de sus espacios de tirolina, escalada, redes, una casa en un árbol… Habrá también algunos animales pequeños, como conejos, para estar más implicados con un entorno natural”.

En la parte alta, para el resto de público, “habrá un circuito de tirolinas con un largo de hasta más de 250 metros, con vistas al mar y a la montaña”. En la zona baja de esa finca “se instalará un entorno deportivo con un foso de remo”.

Todo ello, “con una decoración rústica y siempre respetando la naturaleza, en el sentido de que no modificamos ninguno de los elementos que componen la parcela”. Además, “las instalaciones van a ser sostenibles ecológicamente y tenemos el planteamiento de instalar paneles solares y algún molino para generar energía”.

El parque contará con una zona de aparcamiento para más de 100 vehículos, servicio de cafetería, baños… “En la parcela, hay una casa y cuadras que vamos a rehabilitar”.

Como ha explicado Murariu, la idea “surge porque, hace casi tres años que vinimos a vivir a Castro debido al cambio de trabajo de mi marido. Me puse a buscar empleo y no salía nada. Un día en casa, pensando en qué podía hacer, planteamos las posibilidades que tenía el municipio. Aquí hay muchos niños, perros, naturaleza, mar, montaña… y se nos ocurrió este proyecto”.

Entre los asuntos que ahora están pensando los promotores, está el precio de entrada. Aún no está cerrado pero “mi idea es que sea accesible y que la gente se lo pueda permitir”.

La instalación estará abierta todo el año, aunque “si en diciembre y enero hace muy mal tiempo, nos plantearíamos cerrar esos dos meses”.

En las imágenes, mapa en el que se muestra dónde se ubicará el parque y fotos de la parcela.