CHECHU AROZAMENA Y GUADALUPE BEASCOECHEA DETALLAN LOS PREPARATIVOS DE LA PASIÓN VIVIENTE

CONTINÚAN LOS ENSAYOS Y SE TRABAJA EN LAS GRABACIONES, EL VESTUARIO, LA REPARACIÓN DE DECORADOS Y LA TRAMITACIÓN DE SUBVENCIONES, ENTRE OTRAS COSAS

389

Toda la maquinaria de la Pasión Viviente está en marcha para la representación 2020 de esta Fiesta de Interés Turístico Nacional que se celebrará el 10 de abril. Ya están cerradas todas las inscripciones, repartidos los papeles, avanzan a buen ritmo los ensayos, se trabaja en las grabaciones, la reparación de decorados, la elaboración y mejora de todo el vestuario, la tramitación de subvenciones… En definitiva, todo el gran trabajo y esfuerzo que supone la puesta en marcha de una representación en la que participan cientos de castreños.

Hoy han visitado los estudios de Castro Punto Radio Chechu Arozamena y Guadalupe Beascoechea. Han afirmado que “poco a poco van saliendo adelante los ensayos y ya esperando a los de La Atalaya, que empiezan el domingo 15 de marzo, con la mirada puesta en el tiempo. Se estipulan cuatro ensayos, contando con que alguno pueda fallar debido a la meteorología”.

Eduardo San Miguel repite este año en el papel de Jesús pero, esta ocasión “es diferente a la anterior. Se le ve que es más mayor, más maduro, más serio. Está muy tranquilo y arropado por toda la familia de la Pasión, que le quiere mucho”.

Con él ya se han realizado las grabaciones de todos los encuentros y, este mismo fin de semana, “comenzaremos con las de la escena de La Atalaya”. En este sentido, como ha dicho Arozamena, “tiene también una voz más templada que la vez anterior cuando, además, estuvo acatarrado y casi todo lo hizo de nariz. Creo que va a gustar su papel y que él va a quedarse más contento”.

Su madre, María José Merino, vuelve a ponerse también en el papel de María. En su caso, “está igual de nerviosa que la vez anterior”. Arozamena y Beascochea reconocen que “es duro para una madre y hay que verse en ese momento y pasarlo”. Sin embargo, “cuando acabas, la sensación de satisfacción y paz es grande”.

Cada vez son más los ciudadanos que quieren participan en la Pasión. De hecho, este año, “son 500 los que salen sólo de gente de Jerusalén. Se vuelve bastante complicado colocarlos a todos en la escena de La Atalaya para que no molesten al público”.

Con el progresivo aumento de participantes, cada vez se hace más necesario para esta asociación que el Ayuntamiento les dote de un local en el que poder guardar, fundamentalmente, vestuario. “Ya no sabemos dónde meterlo e incluso no tenemos sitio para archivar documentos y nos los estamos llevando nosotros a casa”.

Por lo demás, “estamos terminando de reparar desperfectos que pueda haber en algunos decorados y perfilando algunos cambios en ciertas partes del guion y en la banda sonora”.

Como ha detallado Arozamena, “el guion de la escena de Herodes es prácticamente nuevo y en Los Leprosos se ha incluido un nuevo tema musical que creo que va a gustar mucho. Suena en las bienaventuranzas de Jesús. Lo hemos probado en los ensayos y la gente se pone a llorar”.

En lo que tiene que ver con las subvenciones que esta representación recibe, “ya presentamos al Gobierno de Cantabria, que aporta 25.000 euros, toda la documentación justificativa. Este año, como novedad, nos han pedido un proyecto de lo que vamos a hacer, que ya hemos entregado; y nos solicitan también, por una cuestión de control, que informemos del número de participantes y cuánto público estimamos que pueda haber. Sobre esto, hablaremos con la Policía Local o la Guardia Civil que son los que contabilizan este tipo de cuestiones”.

El Ayuntamiento, por su parte, aportará a la representación 24.487 euros, algo más que el año pasado. “Ya hemos presentado toda la documentación y, cuando den el visto bueno, tendremos que firmar el convenio y, después, nos ingresaran el dinero”, ha explicado Beascoechea.