EL COLEGIO DE ODONTÓLOGOS ASEGURA QUE LAS MEJORAS EN LA SEGURIDAD DE LAS CONSULTAS “NO TIENEN QUE INCREMENTAR LOS PRECIOS”

689

Los dentistas han continuado trabajando durante el período de confinamiento al ser considerado su sector como “esencial”, aunque con restricciones para atender únicamente casos urgentes.

Francisco Mantecón, presidente del Colegio de Odontólogos de Cantabria, señalaba en Castro Punto Radio que urgencias son episodios de dolor, infección, inflamación o traumatismos. Casos que han venido atendiendo con los equipos de protección que ya utilizan desde hace muchos años. “Nosotros los dentistas, tradicionalmente, trabajamos con EPIS. Cuando no los había, los primeros equipos que se han utilizado en la sanidad pública han sido los nuestros, parte donados y parte requisados por el Ministerio de Sanidad. Esencialmente, ningún servicio sanitario tiene tantas medidas como los odontólogos ya veníamos utilizando”.

A partir de este momento, tendente a la denominada “nueva normalidad”, deben realizar algunas mejoras, como poner a los pacientes calzas y batas y distanciar las consultas entre ellos. Sobre el tipo de mascarillas, Mantecón explicaba que ahora deberán utilizar las que protegen tanto al profesional como al paciente, en vez de usar las pensadas para proteger solo al dentista.

El presidente del Colegio de Odontólogos de Cantabria aseguraba que dichas mejoras “no tienen que aumentar el coste de la atención al paciente. El incremento debería ser mínimo o nulo porque, en principio, el gasto de estas medidas lo tenemos que asumir nosotros”. En cuanto a ese coste, recordaba que “siempre hemos estado denunciando a empresas que, por ejemplo, nos venden los guantes más caros que a un médico”.

Mantecón insistía en que los odontólogos nunca han sido factor de transmisión de enfermedades porque “nos pusimos las pilas hace ya muchísimos años”, con casos como el VIH o la tuberculósis. Aunque se trate de un sector privado, “también es público y tenemos que atender a los pacientes sin distinción” en referencia a quienes puedan tener o no el Covid-19. Ha rechazado que exista ninguna clase de “pánico” en el sector, como apuntan algunas informaciones publicadas estos días. “Es una barbaridad. Parece mentira que algún profesional se preste a ello”.

Respecto a cómo está respondiendo la población, Francisco Mantecón considera que “tiene miedo a todo, está en casa y a la expectativa. Nosotros abrimos un paréntesis desde el 14 marzo, y cuando se cierre los pacientes recobrarán la confianza”.

Aunque hay clínicas que han abierto, lo cierto es que el decreto publicado el domingo no habla específicamente de las clínicas dentales, sino de profesionales que tengan un local de menos de 400 metros cuadrados. “Hemos solicitado al Ministerio que sea un poco más explícito y nos dé una respuesta más concreta”.

De momento, decía, no hay “avalanchas” de llamadas de pacientes. “Vamos llamándoles y poniéndonos al día”.