COMIENZAN LAS OBRAS PARA EJECUTAR LA DEPURADORA DE EL HAYA, QUE ELIMINARÁ LOS VERTIDOS A LA CARRETERA NACIONAL

434

El Ayuntamiento de Castro ha iniciado las obras de renovación completa de las conducciones de saneamiento que recogerán las aguas fecales de las actividades industriales y residenciales de esta zona.

Estos colectores desembocarán en una nueva Estación Depuradora a construir en la misma zona de El Haya, en una parcela expropiada a la Junta Vecinal de Ontón para facilitar su construcción.

Tras 8 años de sanciones al Ayuntamiento por parte de la Demarcación de Carreteras por los vertidos de aguas fecales a la cuneta de la carretera nacional, se ejecuten los trabajos para solucionar esta situación de la zona industrial y residencial de El Haya.

Tal y como indica el concejal del área, Alejandro Fernández, “estas obras son muy necesarias y urgentes por la situación de vertidos y olores por roturas de los antiguos colectores de esta zona. Esta situación perjudica a la actividad industrial, hostelera, de hospedaje y residencial de este entorno. Es nuestra obligación trabajar para resolver este tipo de situaciones y eliminar vertidos por los que se ha sancionado a este Ayuntamiento. En este caso, se han pagado más de 11.000 euros en multas”.

En noviembre de 2014 se realizó un Estudio de alternativas para el saneamiento del Barrio de el Haya en la pedanía de Ontón del que se decidió, tanto por su viabilidad técnica como económica, por la ejecución de una depuradora de oxidación total ubicada al norte de El Haya. A partir de ahí se inició la redacción del proyecto de ejecución, del que la última versión data de marzo de 2018.

Desde el comienzo de la legislatura, “este equipo de gobierno se ha comprometido tanto con el alcalde pedáneo, Javier Gil, como con los propietarios de la zona, para agilizar las tramitaciones necesarias para que esta obra pueda ser una realidad”.

Fernández indica que, “nos encontramos con un proyecto que, pese a haberse aprobado en el pleno de diciembre de 2018, se encontraba con la tramitación de las expropiaciones atascada sin que nadie se hubiera ocupado de impulsarlos”. En este caso, “la alcaldesa ha estado al frente de conseguir los medios para reactivar las expropiaciones y resolver el expediente para poder disponer de los terrenos para ejecutar las obras”.

El presupuesto de la obra, que será ejecutada por la empresa RIU S.A, es de 166.000 euros (IVA incluido) y el plazo de ejecución de 2 meses.

Tal y como recoge el propio proyecto, existen problemas importantes de salubridad. En primer lugar, antes del cruce con la N-634 la red se encuentra obstruida y vierte las aguas residuales sin depurar a la cuneta de la carretera. El segundo punto conflictivo es el final del colector, ya que vierte aguas residuales procedentes de los establecimientos situados más próximos sin ningún tipo de depuración.

Las actuales exigencias medioambientales hacen preciso que se establezca una red que canalice las aguas residuales de los edificios para su posterior tratamiento en depuradora, por lo que se incluyen acometidas domiciliarias.

Las obras consisten, principalmente, en la ejecución de una red separativa para la recogida de aguas pluviales y residuales. Las residuales van a ser conducidas a una depuradora de oxidación total para posteriormente ser vertidas al terreno por medio de zanjas filtrantes, mientras que las pluviales se conducen hacia la red de drenaje de la Autovía A-8 para conectarse a dicha red.

A su vez se incluye la obra civil correspondiente para la instalación de la depuradora, así como la renovación de la red de abastecimiento presente en el ámbito de actuación.

Se construyen dos colectores de saneamiento de residuales de 315 mm de diámetro. El colector no 1 discurre desde la gasolinera sur paralelamente a la carretera N-634 hasta cruzarla antes del aparcamiento de camiones, siguiendo después  junto al linde del aparcamiento allí localizado hasta desaguar en la depuradora.

El colector 1.1 atraviesa la gasolinera norte en dirección SO-NE hasta el pozo 6, previo a la depuradora de oxidación total, que será la adecuada para depurar los residuos de hasta 150 habitantes, en una línea de tratamiento con digestión biológica de la materia orgánica y decantación. Se construyen 8 zanjas filtrantes de 30 m. de longitud cada una y 1,45 m. de anchura.

Se procede a renovar la red de abastecimiento de agua sustituyendo la actual tubería general por polietileno y se realizarán dos derivaciones en polietileno. Se renovarán las acometidas de las viviendas y negocios del barrio.

Con estas obras, “seguimos cumpliendo el compromiso que tiene este equipo de Gobierno de impulsar las inversiones en obras de agua y saneamiento que no se habían ejecutado desde el inicio del actual contrato del gestión del agua en 2007”.