CONSERVAS Mª ASUN VELAR, MEDALLA DE ORO EN LOS ‘SINGAPORE TASTE AWARDS’ POR SUS FILETES DE ANCHOA XL

1767

La conservera castreña Mª Asun Velar se ha alzado con la medalla de oro en los ‘Singapore Taste Awards’ por sus filetes de anchoa XL, premio que ya había conseguido en 2019 para sus anchoas en aceite de girasol tamaño L.

Estos premios dan acceso al mercado asiático de la distribución, facilitando el contacto con 4.683 distribuidores, 160 países, 1.328 importadores y 1.248 periodistas internacionales, y permitirán a Mª Asun Velar entrar en el mercado de la restauración, distribución e importación asiáticos, donde los productos españoles son cada día más valorados.

Para Patricia Tobías Velar, gerente de la firma castreña, estos premios son importantes por dos motivos: “el primero, porque supone reconocer un trabajo bien hecho, un producto de calidad, que refuerza el valor de las conserveras de Cantabria. El segundo, porque después de la Unión Europea, Asia se perfila como el continente principal hacia el que se dirigen los alimentos y bebidas españoles, con 3.932 millones de euros exportados en 2019. Este mercado absorbió un 13,05% del total de las ventas al exterior del sector”.

Mª Asun Velar es una empresa familiar con origen en Castro Urdiales, localidad cántabra de referencia en la elaboración de anchoa y salazón. Suma varias generaciones dedicadas al sector pesquero y comercializa sus productos de conserva desde 1990, celebrando, este 2020, sus 30 años en el mercado de la conserva y transformación de productos pesqueros.

Además del premio conseguido ahora, esta empresa ya obtuvo las medallas de oro en los ‘Singapore Taste Awards’ de 2019 por su anchoa “L” en aceite de  girasol y su bonito laminado, además de la plata por el puding de anchoa.

En los ‘Great Taste Awards’ 2019, se llevó dos estrellas a la anchoa en aceite de girasol, dos a la anchoa en Aove ecológico, dos a la ventresca y una estrella más por sus boquerones en aceite con ajo y perejil.

En estos mismo galardones, en 2018, Mª Asun Velar consiguió una estrella para la anchoa y otra para la ventresca.