DEBATE DE CANDIDATOS A LA ALCALDÍA EN CASTRO PUNTO RADIO

432

Debate de candidatos a la Alcaldía hoy en Castro Punto Radio en la que los participantes han comenzado detallando el municipio que quieren ver en el futuro.

El candidato de CastroVerde, Ángel Díaz-Munío quiere que sea “el que dé la mejor calidad de vida a los ciudadanos”, algo que, ha destacado que, “en parte, se ha conseguido esta legislatura”. Aboga también por “seguir mejorando el Ayuntamiento en cuanto a eficacia”.

Ana Urrestarazu (PP) quiere “un Castro ambicioso, realista, que mire al futuro, aproveche sus sinergias, en el que haya civismo y respeto y donde los servicios sean atractivos para conseguir que la gente se empadrone”.

Susana Herrán (PSOE) ha defendido que “Castro necesita superar la parálisis en la que ha estado sumido esta legislatura, afrontar con seriedad las carencias que tenemos mirando al futuro. Un municipio donde las personas y sus necesidades sean prioridad, con una política cercana, transparente y dialogante”. Quiere, del mismo modo, “un Castro sostenible, de oportunidades de futuro y donde se pueda vivir y trabajar. Traer inversión que genere puestos de trabajo, sin olvidar el medio a ambiente. Mejorar servicios, nuevas infraestructuras, más limpieza, que esté bien iluminada, con calles accesibles, solidario y que atienda como se merecen a las juntas vecinales”.

El candidato de Acuerdo por Castro, Agapito Pastor, entiende que “los que deben decir qué Castro quieren son los ciudadanos”. Por eso, “hay que abrir la participación para que sean los vecinos los que elijan el modelo de ciudad y poner en marcha un reglamento que les dé voz”. Además, “es fundamental un Plan General de Ordenación Urbana que marque las líneas maestras del Castro del futuro”.

Alberto Martínez (Podemos) quiere “un Castro en el que se acerquen las decisiones que nos afectan a todos a los ciudadanos y que puedan formar parte de todo lo que concierne a su futuro, con participación real y palpable”. Apuesta también por “un plan de ciudad consensuado por todos, en el que se marquen las líneas estratégicas; y por un nuevo Plan General de Ordenación Urbana “. La formación morada quiere también un Castro “que de verdad esté dentro de Cantabria y recibiendo las inversiones que nos merecemos”.

José Mari Liendo (Ciudadanos) ha destacado que “el potencial de Castro es altísimo y hay que impulsarlo”. Ha hablado de “lo amplio que ha sido esta legislatura el distanciamiento entre los vecinos y los gobernantes” y, en este sentido, “hay que recuperar la relación, abriendo la participación ciudadana y establecer la escucha como herramienta fundamental. Debemos inculcar a los vecinos que Castro es un sitio maravilloso en el que vivir, bien situado geográficamente e intentar que recuperen el pulso a la sociedad”.

Por último, el candidato de OlaCantabria, Javier Arcocha cree que “debemos felicitarnos porque se acaba una legislatura que ha sido un desastre y en la que se ha puesto en peligro la seguridad de los ciudadanos”. Este partido político quiere un municipio “más seguro, más limpio, menos caro en impuestos y tasas, con más servicios y con un Ayuntamiento más transparente”.

Tras esta primera intervención, los distintos candidatos han hecho un repaso por la gestión  municipal,  por las carencias que hay en Castro en general y qué cosas habría que solucionar o cambiar.

Díaz-Munío ha destacado que para sacar adelante determinados asuntos “hace falta la participación de todos los grupos políticos y, en esta legislatura, no ha habido ninguna salvo en casos excepcionales”. Aspectos como aprobar un Plan de Mantenimiento de la ciudad “está muy bien y nos gustaría, pero lo importante es que estemos todos de acuerdo y en el entorno que hemos tenido, es difícil hacerlo”.

A esto, Herrán ha respondido que “nosotros presentamos propuestas para crear un plan de asfaltados y un plan estratégico de ciudad y todos los grupos los apoyaron salvo CastroVerde, que los paralizó y los metió en el cajón. Las palabras son muy bonitas, pero hacen falta hechos y la participación en esta legislatura ha sido nula”.

En esta misma línea, Urrestarazu cree que “hace falta dialogo y tenemos que tener claro que estamos al servicio de Castro”. Ha incidido en que “la oposición nos hemos convertido en auténticos espectadores de las ida y venidas y del cambio de cromos de CV con el PRC. No se puede hablar de dialogo como lo hace el equipo de Gobierno porque cada uno recoge lo que siembra”.

En cuanto a participación, Díaz-Munío ha recordado cómo, “cuando se rompió el pacto de Gobierno con el PSOE, ofrecimos a todos los partidos la posibilidad de que llevaran determinadas áreas y todos lo rechazaron. Desde entonces, hemos intentado sacar adelante las cosas con la oposición más absoluta de los que ahora piden participación”.

A este respecto, Herrán y Urrestarazu han coincidido en que “ha sido la gestión del ordeno y mando, ofrecieron llevar áreas pero bajo el mandato de CastroVerde. No querían que entrara nadie en el Gobierno, sino que los demás llevábamos el área bajo sus órdenes y sin tener derecho a entrar en las juntas de Gobierno. Con esa actitud no se puede pretender recabar apoyos”.

Al respecto de este asunto, Liendo entiende que “no se puede solicitar que alguien te ayude cuando no crees en lo que estás pidiendo” y ha puesto como ejemplo el Consejo de Juntas Vecinales, en el que “se produjeron una serie de reivindicaciones y se fastidió el foro de diálogo”.

Ciudadanos, al igual que Acuerdo por Castro, apuestan por recuperar los Consejos sectoriales pero, según Agapito Pastor, “con un reglamento que marque la obligación de convocarlos cada cierto tiempo”. Apuesta por la unión de todos los partidos para “diseñar la ciudad que queremos. Tenemos que estar todos de acuerdo, partiendo de una base, y dejar de enfrentarnos entre nosotros porque estamos olvidados por el Gobierno de Cantabria porque somos incapaces de ir allí con una sola voz”.

Además, Pastor insiste en que Castro necesita el Plan General porque “la impresión de los vecinos es que no se avanza en ello porque hay interés en que se hagan modificaciones puntuales para beneficiar a determinadas personas que han estado sosteniendo este equipo de Gobierno. Hace falta la participación de todas las fuerzas políticas para diseñar el futuro de Castro. Cuanto antes empecemos, antes podremos llevarlo a término”.

Al respecto de este asunto, Díaz-Munío ha señalado que “todos queremos ese Plan General y es necesario, pero no imprescindible”. Desde su punto de vista “sacarlo adelante sólo puede hacerse con condiciones de participación de todos los grupos políticos, lo que no se ha dado hasta ahora”.

En materia de inversiones, para Alberto Martínez, “el primer caballo de batalla que hay que abordar es el de luchar contra los grandes contratos que están dejando al pueblo sin  inversiones y que vienen heredados de la gestión de partidos en otras legislaturas. Tenemos que ser férreos y acabar con esa sangría. Nadie va a poder invertir hasta que se cierre esa herida”.

Liendo está de acuerdo pero entiende también que “las inversiones no vienen, muchas veces, marcadas por el dinero que hay en el presupuesto” y se ha referido “a aquellas obras en materia de agua y saneamiento para las que ya hay dinero de ese canon variable del agua”. Ha añadido que “tenemos personal y dinero para ello y estamos permitiendo que la suciedad acabe en los ríos, al tiempo que recibimos multas de Confederación Hidrográfica”. Un asunto que afecta, fundamentalmente, a las juntas vecinales.

A este respecto, Herrán ha recordado que “tenemos 18 millones de euros para invertir en agua y saneamiento y, en esta legislatura, se han invertido 723.000 euros”.

Díaz-Munío ha defendido que se han hecho obras en esta materia durante la legislatura pero, “en muchos casos, una cosa es poder y otra es querer. Hemos hecho lo que se ha podido para sacar adelante todas esas inversiones de las que se habla. No vale sólo con la voluntad, sino que son expedientes largos y tediosos y los que los tienen que sacar, con nuestro apoyo, son los técnicos del Ayuntamiento, que hacen lo que pueden. Hay proyectos que están redactados, pero hay que licitarlos y eso lo tienen que hacer los funcionarios. Hay que respetar su trabajo y no hay que interferir”.

A esto, Liendo ha afirmado que “el candidato de CV se refiere a los funcionarios pero, en el caso de Sámano, que yo conozco bien, hablas con los funcionarios sobre esas obras y te dicen que no se les ha dado orden de que los proyectos salgan adelante. Algo no cuadra”.

Díaz-Munío ha insistido en que “nosotros trabajamos con respeto a los criterios técnicos a la hora de administrar los expedientes de urbanismo. Recogemos las peticiones, las encauzamos a los funcionarios y les dejamos trabajar. Lo contrario es lo que se hacía antes, cuando se daba celeridad a ciertas licencias porque eran de tal pedáneo o de tal amigo. Si juzgas la gestión de CastroVerde en función de cómo le ha ido a Sámano, estás volviendo a los estereotipos de antes”.

OlaCantabria y Podemos han hablado de que, en cuanto al agua en el municipio, “no cumplimos la directiva marco del agua, con tuberías de fibrocemento obsoletas y con riesgo para la salud, y con constantes cortes de agua”. Han urgido a reclamar al Gobierno de Cantabria, como competentes en esta materia, que cambiar esa infraestructura, a lo que Díaz-Munío ha respondido que “se los estamos reclamando repetidamente”.

Para Urrestarazu todos los problemas de Castro se centran en el hecho de que “hay que saber lo que se tiene entre manos y a dónde lo quieres llevar. Para eso hacen falta planes y previsión y, en la gestión de CastroVerde, se ha visto falta de planificación y de conocer la realidad para priorizar lo necesario en todas las áreas. No ha habido toma de decisiones y no se puede decir que los técnicos han decidido porque ellos lo que hacen es informar sobre lo que los políticos plantean. A final, van a gobernar los funcionarios”.

La situación de escasez de plantilla en la Policía Local también ha salido en el debate. La mayoría de partidos coinciden en que la plazas vacantes en este cuerpo se podían haber sacado ya, porque están consignadas en el presupuesto de 2014, y que, si no se ha hecho es porque “CastroVerde no ha querido”. Por el contrario, Díaz-Munío ha defendido que “no se ha podido porque hacía falta el presupuesto para la Oferta de Empleo Pública”. Sobre los bomberos ha dicho que “hemos sido conocedores de sus reivindicaciones y hemos impulsado la extinción del organismo autónomo y la inclusión de sus trabajadores en la plantilla municipal hasta casi llegar a completar esa integración”.

Para terminar, todos los candidatos han expuesto lo que esperan de la próxima legislatura.

Arcocha espera “que sea mejor que la actual y que haya una oposición constructiva en la que todos cumplamos con nuestro proyecto electoral”.

Liendo cree “en el potencial de nuestro municipio” e insiste en que “hay que escuchar al ciudadano y encaminar la gestión municipal a facilitarles la vida los vecinos, con transparencia, buenos servicios sociales, rebaja de la carga fiscal, eficacia en todos los departamentos, y Plan General de Ordenación Urbana”.

Martínez espera que “haya más participación, se consulte a los ciudadanos sobre temas sensibles, los vecinos puedan presentar propuestas al Pleno y que se trabaje en mejorar la situación en dos aspectos fundamentales como son el empleo y la vivienda”.

Pastor ha insistido en la necesidad de “dejar de lado lo que nos separa y llegar a acuerdos en lo que nos une por el bien de Castro. Nosotros nos ofrecemos a llegar a acuerdos en temas fundamentales con cualquier partido”.

Herrán apuesta por “salir del letargo y mirar al futuro con optimismo, hacer de Castro una ciudad viva, alegre, moderna y dinámica y recuperar la sonrisa que hemos perdido. Una sociedad dialogante y de escucha a los vecinos”.

Urrestarazu quiere “ser la alcaldesa de nuestro municipio y que tengamos que decir algo en Cantabria, mejorar la comunicación, que se pueda crear empleo, bajar impuestos, que se avance en servicios y una ciudad más limpia y donde podamos vivir más tranquilos y seguros”.

Por último, Díaz-Munío cree que “Castro necesita ser gobernado por un equipo que no se deje manipular por los intereses ajenos. Seguir con una política nueva, valiente y que se enfrente a los problemas como hemos hecho. Pido a los ciudadanos que diferencien porque no todos los políticos somos igual de eficientes, capaces y honrados. Los ha habido y sigue habiendo caprichosos y egoístas”.