DESCONTENTO DE LOS VECINOS DE SÁMANO TRAS REUNIRSE CON EL ALCALDE SIN QUE DÉ RESPUESTA A LA MEJORA DE LA SEGURIDAD ENTRE CASTRO Y LA PEDANÍA

397

23 NOVIEMBRE 2018 /

El pasado miércoles se celebró en el Ayuntamiento una segunda reunión entre la asociación de vecinos de Sámano y el alcalde, Ángel Díaz-Munío, al respecto de las medidas de seguridad que estos ciudadanos solicitaron en el primer encuentro para reducir el riesgo que supone para los peatones la situación en la que se encuentra la conexión Castro-Sámano, en el punto que coincide con la entrada y salida a la autovía.

Estos vecinos no salieron nada contentos de esta reunión, como ha señalado en Castro Punto Radio el portavoz de la asociación, Javier Sainz. “Le preguntamos en qué situación estaban las gestiones para tratar de implantar ciertas medidas de seguridad provisionales (bolardos para separar la carretera del arcén, pasos de peatones, algún semáforo…) y se limitó a decirnos que su labor como alcalde ya la había realizado en cuanto que había transmitido al departamento de Obras la situación en la que se encuentra ese punto negro y otros que hay en el municipio”.

Estos vecinos reiteran que “estamos hablando de riesgos graves para los peatones y la única contestación que se nos da es que se analizará pero que no se sabe cuándo se dará respuesta”.

Con todo, Sainz ha reconocido que “terminamos teniendo una reunión bastante tensa” porque “un alcalde, al que le hemos demostrado que hay riesgo inminente en la zona, no nos puede decir si se van a adoptar medidas ni cuándo”.

Este vecino cree que “es un problema de actitud porque, colocar unos bolardos para que el peatón no esté en contacto con la carretera, se puede hacer ahora mismo, hasta que desde Obras se decida qué otras medidas se pueden implantar”.

Se preguntan estos vecinos “cómo nos tenemos que sentir si, pagamos religiosamente los impuestos, y cada vez que pasamos por esa zona nos jugamos la vida. Hablamos con el alcalde y nos trasmite que no nos puede dar tiempos aunque es conocedor de los riesgos graves”.

Un día antes de esa reunión con Ángel Díaz-Munío, la asociación de Sámano acudió a Santander para, acompañados por el PSOE, reunirse con el responsable de la Demarcación de Carreteras.

En ese encuentro, se les hizo entrega de un plano de la obra que Fomento tiene proyectada para esa zona y que “se desarrollaría en época veraniega”. Consiste en “hacer dos rotondas que van a cubrir el acceso a la autovía dirección Santander y Bilbao y, entre ellas, se quiere colocar un carril bici y peatonal que vaya desde la gasolinera de la superficie comercial que hay en la zona hasta la entrada de Sámano”.

La disponibilidad por parte de Fomento, “por lo que dicen, es bastante buena y se deja abierta la posibilidad a analizar las medidas preventivas que estamos demandando porque estamos interesados en que la separación de la carretera con ese carril peatonal no sea una línea pintada en el suelo como hay actualmente. Desde Fomento, nos han dado posibilidad de participar y dar diferentes soluciones alternativas a este paso”.

Mientras esas obras de las dos rotondas se realizan, lo que querían los vecinos es que el Ayuntamiento tomara una serie de medidas provisionales y se referían a esos bolardos, pasos de cebra o semáforos. Sin embargo, no han recibido la respuesta que esperaban.

Sainz ha dejado claro que “no pertenecemos a ningún partido político y simplemente pedimos una solución a este problema, conocido por el Ayuntamiento que, sin embargo, no ha hecho nada”.

Entiende que “lo que debe hacer un alcalde es informarse con Fomento o el organismo que corresponda y consultar sobre las alternativas. Si el PSOE se ha molestado en pedir información, habrá que aplaudir esa iniciativa que ha tenido este partido político”.

Los vecinos se reunirán el próximo 1 de diciembre y “tomaremos decisiones sobre lo que hacer a partir de ahora”.