EL SINDICATO DE POLICÍA LOCAL APL AFIRMA QUE LOS SERVICIOS DE EMERGENCIA MUNICIPALES “NO PREOCUPAN AL EQUIPO DE GOBIERNO”

144

20160902_110500

18 SEPTIEMBRE 2016 /

La sección sindical de la Asociación de Policía Local (APL) en Castro Urdiales ha emitido un comunicado denunciando “las pésimas condiciones en las que se encuentran la Policía Local y los Bomberos de Castro Urdiales, que impiden ofrecer el servicio que el municipio y sus ciudadanos requieren”.

Critican a los gobernantes del municipio: “los servicios de emergencia municipales no preocupan al equipo de gobierno, que no atiende las denuncias ni contesta las solicitudes, con una absoluta falta de transparencia. No permiten tratar en las Mesas de Negociación las enormes carencias en estos servicios, impidiendo constituir una Mesa Sectorial que aborde estos asuntos”.

Según el sindicato policial, “el 40% de los turnos de la Policía Local en periodo estival, se han cubierto con una única patrulla, situación inadmisible que corresponde más a un municipio de 5.000 habitantes”. Una situación que califican de lamentable, que ya se dio en 2015, “pese a que desde 2013 se aplica un Decreto de Alcaldía, que establece dos patrullas para el período estival y los fines de semana. La Jefatura lo incumple reiteradamente, con conocimiento de los responsables políticos”.

Denuncian la falta de respuesta del alcalde Ángel Díaz-Munío: “tras el verano de 2015, enviamos al Sr. Alcalde un informe sobre ese incumplimiento. Hace un mes, volvimos a reiterarlo, sin recibir respuesta en ningún caso”.

APL describe un panorama inquietante: “mientras la patrulla está interviniendo en alguna incidencia, el municipio queda sin policías disponibles. La Jefatura ha programado turnos con solo dos agentes, quedando cerrada la comisaría mientras atienden incidencias, lo que obliga a desviar las llamadas que entran a la centralita a un teléfono móvil para poder responderlas desde el coche patrulla. Lógicamente, las pedanías se han encontrado totalmente desatendidas y abandonadas”.

El sindicato critica la medida “claramente insuficiente” adoptada por Ignacio Garmendia, concejal de Personal, “de reforzar el verano con dos agentes de otras Policías Locales de Cantabria en comisión de servicios, resultando un rotundo fracaso. En agosto continuaba la tramitación administrativa por lo que de haberse concretado, los agentes se hubiesen incorporado casi al final del verano”.

“La Policía Local está en su peor situación, tras doce años sin incorporar a ningún agente”, continúa el comunicado de APL, “caso excepcional en municipios de más de 30.000 habitantes. La media de edad ronda los 50 años y continuamente pasan agentes a la segunda actividad por razón de edad. Se necesitan quince agentes más según la población empadronada. Tampoco se cubren las plazas de Oficiales, ni se valoran los méritos para determinar que agentes deben realizar sus funciones cuando se encuentran ausentes. Lo decide la Jefatura, ignorando los principios de igualdad, mérito y capacidad”.

El sindicato apunta que solicitó un incremento de efectivos, “ya que la Ley de Presupuestos Generales del Estado permite una tasa de reposición del 100% para las Policías Locales. Sin respuesta”.

BOMBEROS

Para APL, la situación de los Bomberos “es igualmente caótica. Tres bomberos cubren las guardias de forma habitual, atendiendo las emergencias de Castro Urdiales, Guriezo y Valle de Villaverde, abarcando prácticamente 200 kilómetros cuadrados”.

El panorama que pintan no es mejor que el de la Policía Local: “no se les realizan reconocimientos médicos a los Bomberos adaptados a las características de su profesión. El apartado de medios materiales es alarmante. El parque móvil está totalmente obsoleto. La auto-escala tiene 37 años y está casi de continuo sin su cesta operativa”.

Concluye el sindicato policial afirmando que “ignorar los problemas no es forma de solucionarlos. Es lo que se ha hecho tras año y medio de gestión”.

Imagen de una reciente comparecencia conjunta del alcalde y el jefe de la Policía Local castreña, Domingo Lázaro García.