EVOBUS RECIBE UNA AYUDA DEL GOBIERNO REGIONAL PARA UN PROYECTO DE FABRICACIÓN DEL AUTOBÚS ELÉCTRICO EN VALLEGÓN

1387

La Consejería de Industria, Turismo, Innovación, Transporte y Comercio del Gobierno de Cantabria ha concedido una ayuda de 48.234 euros a EvoBus Ibérica para la ejecución de un proyecto de I+D consistente en el diseño y desarrollo de un nuevo chasis para un nuevo concepto de autobús eléctrico de piso bajo, según informa el ejecutivo regional en nota de prensa.

La compañía tiene previsto invertir más de medio millón de euros en el desarrollo de este proyecto que ha presentado a la línea de ayudas de concurrencia competitiva INNOVA 2021 de la Dirección General de Innovación, Desarrollo Tecnológico y Emprendimiento Industrial y que dará lugar a un nuevo proceso productivo en la factoría de Vallegón.

El proyecto de EvoBus, empresa que forma parte del Clúster de Automoción de Cantabria (Clúster GIRA), afronta el diseño y desarrollo de un nuevo chasis de propulsión eléctrica bajo un nuevo concepto de autobús de piso bajo con el que poder ofrecer unas prestaciones superiores al modelo diesel.

El consejero de Industria e Innovación, Javier López Marcano, destaca que “este proyecto de I+D forma parte de la búsqueda de soluciones de EvoBus ante la preocupación por la sostenibilidad, las emisiones y el medio ambiente, siendo a la vez un reto tecnológico de enorme magnitud debido a las dificultades dadas por la cantidad de modificaciones que supone un salto a la propulsión eléctrica en el segmente de vehículos compactos”.

El proyecto, con plazo de ejecución hasta agosto de 2023, se llevará a cabo en la factoría de EvoBus en Sámano, en el polígono industrial Vallegón de Castro Urdiales, que cuenta con una plantilla de 207 trabajadores. Estas instalaciones tiene una superficie de 62.300 metros cuadrados, y un área de producción de 25.500 m2.

López Marcano añade que “el desarrollo de este proyecto apoyado por la Consejería de Industria, permitirá a EvoBus conseguir un producto con el que marcar la diferencia frente a sus competidores y convertirse en líder del mercado mundial del mismo, asegurando de esta forma su actividad en la planta cántabra”.

Asimismo, explica que en la fase de industrialización, “este proyecto supondrá la realización de las adaptaciones necesarias a nivel de infraestructura, equipamiento de alta tecnología, layout y proceso productivo para capacitar a la factoría de Sámano en la fabricación de chasis de propulsión eléctrica, lo que a su vez redundará en una mejora de la cualificación de la plantilla, un aumento de la competitividad y un efecto arrastre sobre la industria auxiliar, impulsando la generación de actividad económica y la dinamización del tejido productivo”.