FAPA CANTABRIA CONSIDERA “MÁS COMPLETO QUE EL AÑO PASADO” EL PROTOCOLO DE VUELTA A LAS AULAS, PERO “HAY CUESTIONES QUE SE DEBEN CORREGIR”

LA PRESIDENTA HABLA DE “FACILITAR EL ACCESO DE LAS AMPAS A LOS CENTROS” Y QUE NO SE OBLIGUE A FIRMAR LA DECLARACIÓN RESPONSABLE: “PARECE QUE SE PONE EN DUDA LA RESPONSABILIDAD DE LAS FAMILIAS”

211

La Federación de Asociaciones de Madres y Padres de Alumnos de Cantabria (FAPA) considera “más completo que el año pasado” el protocolo de vuelta a las aulas que la consejera de Educación, Marina Lombó, les presentó ayer y que, entre otras cuestiones, recoge uso de mascarilla en interior y exterior, recreos compartidos y flexibilización de extraescolares y actividades complementarias.

Según la presidenta de FAPA, Leticia Cardenal, “se recogen muchas de las reivindicaciones que hacíamos las familias y está bien a grandes rasgos, aunque hay cuestiones que entendemos se deben corregir y así se lo dijimos ayer a la consejera”.

En declaraciones a Castro Punto Radio ha dicho que “solicitamos el libre acceso a los centros de las asociaciones de madres y padres porque es injusto dejarnos fuera cuando tenemos ahí nuestras sedes y toda la documentación”. El protocolo sí recoge la posibilidad de ese acceso, “pero lo deja a criterio de los directores y no creemos que tenga que ser así”.

Por otro lado, “hemos vuelto a trasladar nuestra disconformidad con la obligación de que las familias firmen un declaración responsable de que no envían a sus hijos al colegio con síntomas. Parece que se pone en duda la responsabilidad de las familias cuando no se pide algo así al resto de personas que acceden a las instalaciones”.

Sobre la obligatoriedad del uso de la mascarilla en interior y exterior, ha dicho que “ahora no tenemos unos índices de contagios favorables y hay que establecer las medidas poniéndonos en lo peor. A partir de ahí, si la cosa mejora será Sanidad la que marque si se puede quitar en algunas circunstancias”.

Para terminar, ha valorado positivamente que se flexibilice lo que tiene que ver las extraescolares o el servicio madrugador, “no sólo por un tema de conciliación, sino porque los niños necesitan también socializar”.