EL GOBIERNO DE CANTABRIA APORTARÁ 10.000 EUROS A VALLE DE VILLAVERDE EN AYUDAS PARA FIJAR LA POBLACIÓN EMPADRONADA

SU ALCALDESA INSISTE EN LA NECESIDAD DE MEJORAR LA SITUACIÓN SANITARIA DEL MUNICIPIO QUE, A DÍA DE HOY, APENAS RECIBE VISITAS DE MÉDICOS

224

La Consejería de Presidencia, Interior, Justicia y Acción Exterior del Gobierno de Cantabria destinará una subvención de 10.000 euros a fijar población y revertir el despoblamiento en Valle de Villaverde, para lo que se firmará un nuevo convenio de colaboración con el Ayuntamiento. Lo anunciaba hace unos días la titular del área, Paula Fernández Viaña, en una visita al municipio (en la imagen).

Como ha explicado en Castro Punto Radio su alcaldesa, Esther Gómez, “el dinero se repartirá a razón de 100 euros por cada vivienda de personas empadronadas para que puedan gastarlo en los negocios del municipio”. El objetivo es “que el dinero se quede en Valle de Villaverde y matar dos pájaros de un tiro”.

Faltan por ultimar algunos detalles y la alcaldesa espera que el convenio con el Gobierno de Cantabria se firme pronto y “poder repartir ese dinero, para cuya obtención, los vecinos deberán hacer una solicitud”. Ha reconocido que “habrá alguna vivienda que se quede sin dinero, pero la intención es que esta iniciativa tenga continuidad”.

Según ha explicado, desde el Gobierno de Cantabria “siempre tienen una consideración especial hacia nosotros por nuestra especial situación geográfica. Somos una isla dentro de Vizcaya y es muy fácil para los ciudadanos vivir en Valle de Villaverde, pero empadronarse en cualquiera de los municipios vascos que hay alrededor para beneficiarse de todo lo que administrativamente hay en Vizcaya”. De hecho, “tenemos unos 300 vecinos empadronados, pero alrededor de 500 personas viviendo habitualmente”.

La subvención de 10.000 euros aportada por el Gobierno de Cantabria puede ayudar a fijar población pero, según su alcaldesa, hay cuestiones de más calado que hay que abordar para revertir la actual situación. Una de ellas es la sanitaria. “Hemos pasado de tener un médico todos los días de la semana a jornada completa a contar con un profesional que, en el mejor de los casos, viene dos días a la semana dos horas. Es fundamental volver al escenario anterior porque, acudir al Centro de Salud de Castro, supone para los vecinos de Valle de Villaverde 45 minutos”.

Por otro lado y en cuanto a las especialidades, “hay que conseguir renovar el convenio sanitario con el País Vasco. Llegar a un Centro de Salud de Vizcaya para acudir, por ejemplo, al pediatra, nos lleva 15 minutos. Parece que se está trabajando en ello y desde la comunidad vecina están abiertos a colaborar”.

También se ha referido al trabajo que se están haciendo en cuanto al nuevo Plan de Ordenación Urbana, que será “relevante” para resolver los problemas de acceso a la vivienda y fijar población. “No sirve de nada tener terreno si no se puede construir una casa. Los jóvenes quieren quedarse, pero no tienen dónde”.