EL GOBIERNO REGIONAL Y LA ASOCIACIÓN BOSQUES DE CANTABRIA INICIAN UN PLAN DE REFORESTACIÓN PARA AUMENTAR LA MASA FORESTAL 

EL PRESIDENTE DE LA ASOCIACIÓN ESPERA QUE EL AYUNTAMIENTO DE CASTRO SE SUME Y RECUERDA CÓMO, "HACE TRES AÑOS, UNA PROPUESTA SIMILAR CAYÓ EN SACO ROTO"

418

El Gobierno regional y la asociación cultural Bosques de Cantabria van a emprender un plan de reforestación para aumentar la masa forestal de la comunidad autónoma. Este proyecto, denominado ‘Reforesta: bosques frente al cambio climático’ va a arrancar en los municipios de Colindres, Liendo y Ramales de la Victoria donde, en las próximas semanas, se crearán 12 hectáreas nuevas de bosque como sumidero de dióxido de carbono atmosférico.

Como ha explicado en Castro Punto Radio el presidente de Bosques de Cantabria, Clemente Rasines, se ha comenzado con estos tres municipios “por el simple hecho de que desde la asociación ya teníamos una relación previa de ejecución de otros proyectos y había una línea fluida de contactos”. No obstante, ésta es una iniciativa que “nace con la gran ambición de no tener límites y extenderse a todos aquellos municipios que tengan inquietud por aumentar su masa forestal”.

Los únicos requisitos que deben cumplir los ayuntamientos que se quieran sumar son los que establece el Ministerio para la Transición Ecológica. Esto es, “disponer de un terreno de titularidad pública con una extensión no menor de una hectárea, y que haya sido deforestado hace al menos 30 años”. Cualquier municipio que cumpla esas condiciones puede sumarse al proyecto, gracias al cual las parcelas reforestadas se incluirán en el registro de ‘Huella de Carbono’ y en los proyectos de compensación de emisiones de CO2, “lo que supone el reconocimiento de que son bosques eficientes para la absorción de dióxido de carbono”.

Desde Bosques de Cantabria estarían “encantados” de que el Ayuntamiento de Castro se pusiera en contacto con ellos para sumarse al proyecto. De hecho, Rasines ha contado cómo “hace tres años se le hizo una propuesta al Consistorio castreño en una iniciativa parecida a ésta que pretendía la reforestación de un terreno con especies autóctonas. Hubo, inicialmente, una buena acogida e incluso celebramos una reunión con responsables municipales que nos atendieron para conocer en detalle los pormenores de nuestra propuesta. Lamentablemente cayó en saco roto porque no hubo más respuesta por parte de la Administración de Castro”.

El presidente de Bosques de Cantabria “ha señalado que es necesario que la sociedad de Cantabria al completo se involucre. Las entidades públicas, la sociedad, participando en las actuaciones de reforestación populares que organizaremos; y las empresas, que será también una pieza clave para que este proyecto funcione”.

El Gobierno de Cantabria “ha realizado una aportación que ha permitido poner en marcha la iniciativa pero, si queremos que crezca, que sea ambiciosa y llegue a abarcar una parte significativa de esas 153.000 hectáreas de terreno forestal que tenemos en Cantabria desarbolado, hace falta la implicación del tejido empresarial. Les proponemos que se inscriban en el registro de Huella de Carbono, con lo que recibirán un sello de calidad de su preocupación por la lucha contra el cambio climático y por hacer que su producción sea lo más sostenible posible. Dentro de este reconocimiento, tienen la opción de adquirir derechos de absorción de dióxido de carbono que podrán conseguir a través de la participación en Reforesta, que realizará plantaciones”.