PARA EL GRUPO VASOLARI, EL FUTURO DEL CONCURSO DE CHASCARRILLOS “ESTÁ NEGRO”

284

Comenzaron a ensayar y se encontraron con un problema de falta de gente. Es lo que llevó al Grupo Vasolari a decidir no presentarse al Concurso de Chascarrillos 2019. Como ha asegurado en Castro Punto Radio uno de sus integrantes, Juan Liendo, “lo hemos intentado pero no tenía sentido salir al escenario con sólo seis personas”.

El futuro de los chascarrillos está “negro” desde el punto de vista de Juan Liendo, que entiende que “si seguimos así, va a desaparecer”. Y es que “la gente más joven no se anima y su participación en el carnaval es muy fría. Han cambiado los tiempos, lo ven de otra manera, salen de casa de noche y es complicado llegar a ellos”.

Considera Liendo que “hay que intentar revertir esta situación” y propone “quizá tratar de que empiecen a actuar los más pequeños con un chascarrillo infantil”.

Ha defendido la necesidad, también, de una mejor organización del evento por parte del Ayuntamiento: “no tiene sentido que se cierren las inscripciones el día antes de los chascarrillos. Eso es un poco chapucero y no da tiempo de preparar el acto bien, en cuanto a la organización”.

Entiende Liendo que “tiene que preparase el evento y no limitarse a decir a los participantes que tienen que estar en la Plaza del Ayuntamiento el viernes a las 20:30 horas”. Apuesta por celebrar reuniones previas “en las que se puedan hacer aportaciones para mejorar con anterioridad, no esperando a ver qué pasa el viernes de Carnaval”.

En todos estos años, “los grupos participantes han mejorado mucho su puesta en escena e interpretación”. Por el contrario, “el escenario no ha cambiado nada. Te ponen ahí una tarima, y a cantar. No se hablan las cosas. Los grupos preparan un decorado y no tienen donde guardarlo antes de la actuación, hay que medio-escóndelo en los soportales del Ayuntamiento, los que suben y los que bajan de esa tarima lo hacen por la misma escalera y sólo tapa el escenario una lona cutre que se medio-cae”.

Todo eso, para Liendo, es “no darle importancia a este acto para el que ensayamos y gastamos nuestro dinero. Al final sales y, antes de la actuación y cuando estás montando todo, sólo te cubre una tela de metro cincuenta. Son cosas que no se han cuidado. Se ha mejorado la megafonía, pero hay que seguir avanzando”.