GURIEZO LLEVA MÁS DE UN MES SIN SECRETARIA-INTERVENTORA, QUE SE ENCUENTRA DE BAJA, LO QUE IMPOSIBILITA PAGAR A PROVEEDORES O SUMINISTROS COMO LA LUZ

LA ALCALDESA HA SOLICITADO AL GOBIERNO REGIONAL QUE ENVÍE UN HABILITADO DE OTRO AYUNTAMIENTO "Y ESPERO QUE SEA ENTRE HOY Y MAÑANA"

536

Siguen los problemas en Guriezo para pagar a proveedores, ahora acrecentados por la baja de larga duración de la secretaria-interventora, cuya firma es necesaria para afrontar esos pagos.

Como han detallado en Castro Punto Radio la alcaldesa, María Dolores Ribero y su asesor, Javier Iturbe, “lleva de baja desde el 29 de julio. Ese mismo día se envió un escrito al Gobierno regional, al Colegio de secretarios y la Federación de Municipios solicitando un secretario”.

Han lamentado que, a día de hoy, “sólo ha venido la secretaria de Colindres unos días y porque Iberdrola nos dijo que nos iba a cortar la luz en el Ayuntamiento, el Consultorio Médico, el colegio, el polideportivo y todas las instalaciones municipales. El Gobierno de Cantabria no quiso enfrentar el escándalo que eso supondría y vino la trabajadora de Colindres, pero sólo para dos cuestiones: el pago de la luz y a los diez trabajadores de Corporaciones Locales”.

Todo lo demás “sigue pendiente y hay que pagar a los proveedores”. Según ha señalado la alcaldesa, “estamos pendientes de que, entre hoy y mañana, nos manden un trabajador que venga, al menos día a la semana, para solucionar primero los pagos y después todo lo demás”.

Y es que, sin secretaria interventora “no se celebró el pleno del 3 de agosto, otro que había solicitado la oposición en bloque y veremos a ver qué pasa con el ordinario que toca ahora”.

Para Iturbe, “todo esto demuestra la falta de previsión y diligencia del Gobierno de Cantabria que debería tener personal para cubrir estas situaciones porque los secretarios que hay en los ayuntamientos están pluriempleados”.

Ha añadido que “si ya la secretaria de Guriezo no era excesivamente ágil, ahora ya vemos que el Gobierno adolece de la misma lentitud”.

Al margen de este asunto, han trasladado que “se puso en conocimiento del Tribunal de Cuentas otra irregularidad detectada en el Ayuntamiento y ha abierto diligencias para investigarlo”. En este caso se trata de “la partida de 100.000 euros habilitada en el presupuesto en 2018 para financiar la redacción del Plan General de Ordenación Urbana. Un dinero que se ha ido arrastrando a los distintos ejercicios para hacer frente a ese pago. Cuando hemos ido a abonar unas cantidades a la empresa, esa partida no estaba”.