HABLAMOS SOBRE LA BARBARIE DE BUCHA CON NINA KVITKOVSKA, UCRANIANA ORIGINARIA DE ESTA CIUDAD Y QUE VIVE EN CASTRO

829

En los últimos días, la ciudad ucraniana de Bucha se ha convertido en epicentro de la barbarie de la invasión rusa con cientos de muertes de civiles a los que los rusos dispararon e incluso torturaron.

De esta ciudad es Nina Kvitkovska, que lleva años viviendo en Castro y que visitaba los estudios de Castro Punto Radio pocos días después del inicio de la invasión. Hemos vuelto a hablar con ella, tras los últimos acontecimientos, que han provocado la reacción y repulsa de toda la comunidad internacional.

Ha reconocido que está “todo lo bien que se puede estar en estos momentos”. Le tranquiliza un poco el hecho de que sus padres “pudieron salir de la ciudad, hace unas dos semana, hacia una zona más segura cerca de la frontera con Polonia”. En cambio, las noticias que le llegan de sus amistades no son tan buenas. “Hay tres chicos de mi colegio que están desaparecidos. De uno de ellos se sabe que fue capturado por las tropas rusas”.

Ha señalado que “las imágenes que aparecen en las noticias son reales y es lo que ha pasado. Una de las personas que aparecen tiradas en la calle es un alto cargo de la iglesia evangelista y era tío de una compañera mía de clase”.

Lo que le hacen llegar sus amigos y conocidos desde Bucha es que “su sensación es que, cuando ya los ucranianos empezaron a atacar a los rusos para conseguir liberar la ciudad, estos enloquecieron de alguna manera y empezaron a disparar a todo lo que veían. Como se vieron rodeados y tenían que retroceder, querían hacer el máximo daño posible y, si veían algo moverse, niño, mujer hombre o perro, lo disparaban”.

Lo que esperan ahora los ciudadanos de Bucha es que “no vuelvan las tropas rusas y quieren, cuanto antes, enterrar con dignidad a las personas e intentar reconstruir la ciudad”.

Bucha está a pocos kilómetros de la capital y “se supone que, en los próximos años, se tenía que anexar a Kiev como barrio. Tiene cerca un aeropuerto que han atacado. De ahí han intentado llegar a Kiev y, en mi ciudad, se paralizaron porque en los primeros días detonaron las vías del tren y no tenían por donde cruzar”.

Contaba Nina que, “mucha gente vive en Bucha y trabaja en Kiev y muchas personas de la capital tienen segundas residencias en mi ciudad porque es una zona muy nueva con pequeños bosques”.