LOS HOSTELEROS DE CANTABRIA ESTÁN “FURIOSOS” CON LAS MEDIDAS ADOPTADAS POR EL GOBIERNO REGIONAL

AFIRMAN QUE, SEGÚN SANIDAD, “HAY MUCHOS MÁS CONTAGIOS EN BOTELLONES Y FIESTAS PRIVADAS QUE EN HOSTELERÍA”

402

La Asociación de Hostelería de Cantabria, junto a las organizaciones a nivel nacional, está preparando un recurso contra las medidas adoptadas por el Gobierno Regional que prohíben el consumo en barra, limitan el aforo interior al 50%, establecen las once de la noche como horario de cierre y dejan en el 75% la ocupación en terrazas entre otras cosas. La primera reacción, al conocer la decisión del ejecutivo, fue la de un sector “furioso”.

Su presidente, Ángel Cuevas, señalaba en Castro Punto Radio que los últimos días han sido una “montaña rusa” para los hosteleros. “Claro que estamos furiosos”, decía. “En los últimos días tenemos un 0,90% de los contagios. En los últimos meses no llegamos al 3,5%, y los botellones y fiestas privadas están entre el 13% y el 15%; los mataderos en el 12%. Y así en otras actividades. Nosotros somos de los que menos contagios registramos según datos del Ministerio de Sanidad, por lo tanto no entendemos estas medidas”.

Aseguraba que “les molestan todas las medidas establecidas. En octubre facturaremos un 70% menos de los que se facturaba en este mes. Pocos negocios, por no decir ninguno, pueden soportar esa facturación”.

El presidente de los hosteleros cántabros apuesta por “seguir como estábamos, con las distancias de seguridad, mascarillas, geles y que lo controle la policía o quien tenga que hacerlo. El foco no está en nosotros, tampoco en el ocio nocturno, sino en los botellones y fiestas privadas, y si alguien no lo está haciendo bien, que le sancionen”.

Sobre el decreto de Estado de Alarma y los consiguientes toques de queda, que en Cantabria rigen desde la medianoche hasta las seis de la mañana, Cuevas ha explicado que “dentro de todo este mal, el toque de queda no nos disgusta porque lo que queremos es erradicar los botellones y demás. Bienvenido sea, aunque no nos gusta nada el marco en el que nos han metido”.

Ángel Cuevas ha confesado que “nos dan muchísimo miedo las semanas que vienen porque vemos que las cosas se complican cada vez más y somos el conejillo de indias del que tirar. Nos preocupa mucho la Navidad”, añadía. Reconoce que, salvo excepciones, el verano ha ido muy bien. Excepciones como los eventos (bodas, banquetes y congresos entre otros), los establecimientos que no tienen terrazas y la hostelería nocturna. Esta última “va a facturar, como media, entre un 10% y un 15% de lo que facturó el año pasado”.

Respecto a la incidencia en el empleo que genera el sector, Cuevas explicaba que “Cantabria, en circunstancias normales, se mueve entre 16.000 (continuos) y 26.000 trabajadores (contando los eventuales). Cerca del 30% de nuestros empleos directos están en la cuerda floja, por no hablar de los indirectos, como las cadenas de distribución y otros gremios profesionales”.

Imagen de archivo de Ángel Cuevas, presidente de la Asociación de Hostelería de Cantabria.