HUELGA INDEFINIDA DE MÉDICOS DE ATENCIÓN PRIMARIA EN CANTABRIA A PARTIR DEL 7 DE NOVIEMBRE

EL SINDICATO MÉDICO DEFIENDE QUE "TRABAJADORES Y CIUDADANOS TENEMOS QUE DAR UN GOLPE EN LA MESA O EN CINCO AÑOS NO TENDREMOS UNA SANIDAD COMO LA CONOCEMOS"

1027

Los médicos de Atención Primaria de Cantabria iniciarán una huelga indefinida a partir del 7 de noviembre para reclamar soluciones a los “gravísimos” problemas a los que se enfrentan, entre los que citan las agresiones, la sobrecarga laboral, los incumplimientos de los acuerdos del 2019 y las nuevas plazas de continuidad.

Unos problemas que “han colmado el hartazgo” del colectivo, que decidió este miércoles, en una asamblea convocada por el Sindicato Médico, y celebrada en el Colegio de Médicos, ir a la huelga mientras no se dé solución a los mismos.

Así lo ha señalado en Castro Punto Radio Óscar Pascual, miembro del sindicato. Ha añadido que, a pesar de que se dio traslado al consejero de Sanidad, Raúl Pesquera, de una serie de propuestas “de mínimos” para que la Atención Primaria “pudiera ir tirando, no solamente las ha desoído, sino que en los últimos días ha adoptado medidas que, lejos de mejorar, van a empeorar aún más la situación en los centros de salud”.

Así, ha destacado que la situación de “inseguridad” en los centros de salud se ha vuelto “insostenible e inaceptable”, y en el último trimestre los sanitarios han sufrido 44 agresiones, 24 de ellas a médicos, y siete han sido protagonizadas por reincidentes, algunos de ellos hasta en cuatro ocasiones, “sin que la Consejería de Sanidad haya tomado cartas en el asunto”.

La última decisión que han adoptado es que “las ya famosas cámaras de seguridad, aún no instaladas, se pondrán únicamente en el exterior de los centros de salud para evitar los actos vandálicos sobre los edificios, en vez de en los pasillos y salas de espera para proteger a los profesionales”.

A ello, según Pascual, se suma la “sobrecarga laboral evidente, con agendas de trabajo imposibles de abordar. No se puede atender a todos los pacientes citados de modo que, se tiene que filtrar y lo menos urgente se retrasa porque es inviable. El deterioro de la Primaria ha llegado a niveles en los que no se puede hacer medicina, sino responder con rapidez y como podemos a la demanda del paciente, sin poder dedicar tiempo a la medicina preventiva”. Con todo, “corre el rumor de que los médicos estamos tumbados en el sofá tocándonos las narices”.

Desde el sindicato consideran que “tendríamos que haber protestado hace tiempo. O damos un puñetazo en la mesa ahora, tanto trabajadores como ciudadanos que también se juegan mucho, o en cinco años no tendremos la sanidad tal cual la conocemos”.

De hecho, “las próximas plazas de médico de familia que se van a sacar son de área. Profesionales que van a ir apagando fuegos por distintos centros de salud. Dentro de unos años, los ciudadanos no van a disponer de un médico continuado. A la Administración le preocupa más que eso sale más barato y la calidad asistencial se la trae al pairo”.

El argumento que se esgrime desde la Consejería de que no hay médicos “es cierto, pero a los que hay tampoco los quieren pagar. Es decir, hay muchos compañeros que se han ofrecido a trabajar por las tardes para atender pacientes, pero la Administración no está dispuesta a pagar esas horas. En este país el dinero se nos va por muchos grifos y se nos está olvidando dar de beber al ganado”, ha lamentado.